Pass Labs

 

 

 

 

 

 

 

Pass Labs XP 15 

Hace ya unos mese incorporé el previo de phono  Pass XP15. 

Andaba buscando complementar el fantástico previo de phono que lleva incorporado el Mcintosh C 50 y ha sido una revelación. 

Se trata de un previo de phono que consigue que la música fluya natural, sin ninguna coloración y a la vez con un toque cálido que te permite estar durante horas saboreando vinilo tras vinilo sin el menor atisbo de cansancio. 

El tratamiento de las voces es sublime, las trata con dulzura y extrae de ellas una textura maravillosa muy realista.  

La escena se percibe abierta en anchura, altura y profundidad con una separación de instrumentos magnífica. 

Todas estas cualidades vienen envueltas en un chasis de aluminio impecablemente realizado, muy elegante y con acabados perfectos. 

Ha sido una incorporación perfecta que cumple al 100% con lo que andaba buscando. 

Después de varias combinaciones en mi sala los mejores resultados los ha dado combinado con el brazo SME IV y la cápsula Benz Micro Ébony H junto con mi plato Fandos TT Br 100. 

Una maravilla que hace que la música fluya fácil y libre. 

D.F.A.

Pass Labs XP 15

En el apartado de electrónica he incorporado un nuevo previo de phono que ha sido todo un acierto. Se trata del Pass XP15. 

Es un Phono maravilloso que ha introducido en el equipo una versatilidad enorme porque ahora puedo combinar dos platos con dos brazos y dos cápsulas con los previos de phono McIntosh y Pass.

Ambos previos los situaría en el mismo nivel de calidad pero muy distintos en cuanto a sus cualidades.

D.F.A.

PASS LABS INT-250

Sólo hace dos días que disfruto del integrado PASS LABS INT 250 y digo esto porque, la verdad, es una gozada escuchar música a través de este aparato.

Mientras escribo esto, estoy escuchando el vinilo de Viktoria Tolstoy “Meet me at the movies”. La sensación es que la música fluye con una naturalidad increíble, no hay nada que criticar, los instrumentos están en su lugar con los timbres en su justo punto.

 La voz de Victoria es sedosa, aterciopelada, nada de sonido metálico ni chirriante. Transparencia, microdetalles, apertura y profundidad en la escena sonora. Ningún atisbo de fatiga auditiva. Todo es tan natural y fluye con una delicadeza digna de un sistema de mayor envergadura.

Además, con sus 250 vatios puede manejar con solvencia las cajas más difíciles del mercado. En fin, creo que es uno de los mejores integrados que hoy en día se fabrican.

Espero disfrutarlo durante muchos años.

No quisiera terminar este comentario sin dar las gracias al Sr. Francisco, responsable de Lyric Audio Elite , que me dió la oportunidad de escuchar un par de equipos es su Showroom. Mereció la pena la visita. Debería haber más profesionales en este país que pusieran la ilusión, el entusiasmo y el servicio al cliente, como si fuera el primer día, después de 35 años de trabajo en el sector

L.J.M.

Pass Labs XA-30.5 + XP10+XP15

Recientemente he adquirido esta combinación de electrónica en la búsqueda de dar un salto cualitativo a mi equipo. Han pasado ya unas semanas y el tránsito considero que ha sido acertado.

El hecho de cambiar ambos previos y la etapa al mismo tiempo hace que sea difícil saber que mejora corresponde a cada elemento.

Al principio echaba en falta la potencia bruta de mis anteriores etapas monofónicas, ahora que disfruto de auténtica clase A unido a unos previos más silenciosos, dinámicos y neutros hacen que redescubra mis viejas grabaciones en vinilo y una mejor escucha de los nuevos archivos digitales en 24 bits.

Desde aquí dar las gracias a Lyric Audio por el trato y asesoramiento recibido, así como la disposición de su magnífico Show Room para poder contrastar diferentes aparatos.

Un saludo muy cordial.

J.A.I.

 

Pass Labs XA 30.5 

Desde que decidí cambiar de amplificación para mis altavoces de alta sensibilidad, tenía claro que quería lo mejor, pero de manera contrastada para no complicarme lo mas mínimo. Habiendo  echo las consultas correspondientes al fabricante, amigos y conocidos, decidí hablar con Lyric Audio para saber si les quedaba alguna Pass Labs XA 30.5, ya que estaba descatalogada, y por SUERTE les quedaba una unidad de la misma…que potra ! 

Al llegarme a casa, con gran ilusión la conecté al equipo, y la deje calentando (era su primera vez), como una hora. Me sorprendió cero ruidos por los altavoces, ni soplido por los agudos, ni hum ni nada, eso ya es señal de lo silenciosa, y por lo tanto lo poco que va a ensuciar el resultado final, dejando que sea el ruido de fondo de los propios discos el que se deje escuchar… 

La música fluye con naturalidad, con rapidez. Vengo de Threshold, (diseño Nelson Pass), pero el sonido no puede ser mas diferente. Limpieza, rapidez, muchísima rapidez, colocación, tímbrica muy buena, cero grano en el agudo, el grave se deja escuchar, y mucho, matices dentro de los matices, es raro acostumbrarse a tanto detalle, unido a un previo de First Watt, (fabricación Suso Ramallo), es una autentica delicia, es todo tan fluido que te centra de inmediato en la música, y en disfrutar de la limpieza, y la  vez suavidad que tiene esta magnífica etapa, creo que asociada a las cajas correctas, es para toda la vida, y si son cajas mas difíciles, cualquiera de sus hermanas mayores en clase A…

 Asociado también a un tocadiscos Clearaudio Champion Limited, cápsula Denon DL 103, (de momento), y a un Previo Phono Clearaudio Balance+, el conjunto analógico es para mis gustos musicales muy satisfactorio, y con la llegada de la Pass, el cambio con respecto a Threshold, ha sido tan brutal, que ahora parece que tengo nuevos discos.

Que dinámica, que timbre tan agradable !!! , la verdad que ha quedado un conjunto bastante bueno, el nivel que ofrece la etapa Pass es muy alto, y creo que es una marca de la que jamás saldré…

 Agradecer al Sr Francisco de Lyric Audio, por su trato, siempre amable y paciente, una empresa correctísima en su trato al cliente, un mar de gracias sería poco…

 Y.R.D.

Pass Labs XA 30.8

En la búsqueda de una  electrónica  de  alta  calidad,  funcionamiento  en clase A  y no necesariamente muy potente,  debido a las cajas de alta sensibilidad que utilizo -96dbs reales e impedancia de 8ohm sin caída- , mi elección recayó en el fabricante americano Pass Labs, en concreto en  el último modelo desarrollado por el mítico Nelson Pass: XA 30.8

Se trata de un highbias clase AB  que desarrolla 30w en A, de ahi que la propia marca los describa como clase A y sólo haga referencia a esos watios a diferencia de los modelos X. “a secas”.   En realidad  este  modelo  es  capaz de  erogar  algo  mas  de 100w en AB.  Su antecesora XA 30.5 llegaba a unos 190w. Este hecho indica que el nuevo modelo está más polarizado en A y que trabaja con algún amperio más en la corriente de bias.

Aunque desde el minuto cero se advierte la calidad y excelencia  del producto, con aproximadamente unas 50 horas de uso, pienso que ya se puede tener una opinión más certera en cuanto a calidad sonora percibida. Desde el primer momento llama la atención lo silenciosa que es esta electrónica, con una impresionante relación s/r y rango dinámico siendo esta última cualidad muy apropiada para los actuales archivos digitales de 24bit (muy por encima del rango de 96db del compact disc). Aunque sólo parezcan datos técnicos, con las cajas acústicas idoneas los tiempos de subida -dinámica- resultan “reales” en la escucha, impresionante!!. En estos momentos estoy redescubriendo algunos de mis discos, en los que la antigua electrónica enmascaraba parte del contenido musical. Escuchar todo el detalle de bajo nivel, poder oir  el decay de los instrumentos mezclándose con el mensaje sonoro continuo, toda la riqueza armónica y por tanto tímbrica, resulta embriagador y en ocasiones  hasta desconcertante, si bien, acostumbrarse a lo bueno es fácil. La respuesta a transitorios, especialmente en percusión, es de “10”.

Lo que más me ha sorprendido es que dentro del espectro, presenta un sonido sumamente estratificado, pudiendo distinguir distintas capas en el registro medio y lo que jamás había escuchado en ningún sistema, en el propio grave. Realmente es impresionante. El agudo parece tener una extensión sin límites y siempre conservando la calidez (tipico de la clase A) No he conseguido que me molesten estas frecuencias (son las más fatigantes para el oido) ni incluso en escuchas prolongadas por arriba de los 108db. Otro punto a destacar, es la tremenda holografía, separación de instrumentos  y su capacidad para capturar los espacios acústicos. Nuevamente sobresaliente. Por terminar, simplemente decir que no puedo estar más satisfecho, y que tengo la sensación de tener en mi sistema quizá el mejor amplificador ( aqui incluyo también el anterior modelo XA 30.5) que pueda asociar a mis cajas acústicas. 

Concluyo con la frase de un amigo -intercambiando estos dias impresiones sobre estas etapas- : “BIENVENIDOS A LA ULTRADEFINICIÓN”.

A.M.C.

Pass Labs X 250.5

Una visita a nuestro amigo Francisco de Lyric Audio, nos brindó la oportunidad de escuchar uno de los diseños de Pass Labs, más en concreto la electrónica X-250.5. Se trata de un amplificador en clase AB bastante polarizado en A en los primeros vatios. 

Quizá la combinación ante la que nos encontrábamos no era muy ortodoxa desde un punto de vista formal, al menos en lo que a p.v.p. se refiere: previo McIntosh C2500 con etapa Pass x250.5 atacando cajas Opera Mezza.

La verdad que resultan ser pruebas un tanto interesantes, puesto que permiten “ver” hasta donde puede llegar un “altavocito” como el citado. Habíamos escuchado anteriormente las Opera Mezza con un integrado híbrido de Unison Research Unico 100 y si bien los resultados eran muy buenos, la puesta en marcha de la Pass Labs supuso un cambio radical. La escena cobra un tamaño mucho más real, gran holografía, hay una muy buena captura de espacios (atmósfera), separación de instrumentos y una sensación de fluidez en el lenguaje musical ejemplar. La electrónica se muestra  muy lineal en toda la banda, con un sensacional comportamiento en el manejo del grave profundo, medios con cuerpo y agudos con el punto justo de brillo  y tremendamente líquidos. La dinámica, hasta donde estas cajitas de Opera nos permiten apreciar, resulta sobresaliente.

Escuchando el Concierto para piano nº 5 de Beethoven, me sorprendió el cuerpo y contundencia con el que sonaba el piano. Sin esa sensación de que las notas se van al lado brillante y fuerte (propio de la gran mayoría de amplificadores), algo bueno para el jazz, pero no para un piano de Beethoven. Para mi gusto, el timbre era perfecto para los requerimientos de esta obra para piano y orquesta.

Resumiendo y bajo mi humilde punto de vista, se trata de una electrónica de referencia, muy neutra, exquisita precisión tímbrica, gran “soundstage”, dinámica y capacidad para “meternos” en el contenido musical como pocas marcas del mercado actual,  son capaces de conseguir y todo ello a un precio accesible o al menos, razonable.

Además por sus características técnicas esta etapa servirá para atacar la gran mayoría de cajas acústicas, por lo que me parece junto con los modelos más polarizados en clase A , XA30.5, XA30.8, de los más recomendables del catálogo. 

Para ser riguroso y por aquello de buscar algún minúsculo “pero” eché en falta algo más de resolución o apertura en el extremo agudo (acostumbrado a  cajas ultra-transparentes);  otro posible inconveniente es su temperatura de “servicio” , que resulta la misma o muy similar, osea elevada,  a la de  sus modelos “hermanos” en clase A (que también son AB)

Por último añadir, que aunque es algo en lo que no me suelo fijar, desde el punto de vista físico la etapa es imponente. Desde luego las fotos que se ven de la misma por internet, catálogo y demás, no le hacen justicia vista al natural: sencillamente impresionante!!.

Adquirir esta máquina es un acierto de pleno!!

A.G.M.

 Pass Labs XP 10 + XA 30.5

Disfruto de este conjunto hace ya un tiempo largo y puedo decir que es extremadamente musical, muy melómano.

Al mismo tiempo es transparente.

En definitiva estoy muy contento con él,  me parece una combinación perfecta.

Saludos.

G.D.D.

 

Pass Labs XP 30 –  Preamplificador.

Vivir es buscar emociones, en definitiva vives cuando te emocionas. La emoción es el despertador del sentimiento. Ese que nos envuelve y del que no queremos apearnos, aún a sabiendas que a veces es un tren que no tiene destino. La música es uno de los billetes que nos dan acceso a ese tren del alma, transformando el traqueteo interminable de las vías en ecualizaciones armoniosas y sublimes que despiertan nuestra sensibilidad más profunda y más humana. Y, afortunadamente, hoy en día podemos disfrutar de ella en cualquier lugar y momento gracias a que podemos ecualizar el aire electrónicamente reproduciendo fielmente hasta los más complicados sonidos imaginables. Bendita HIFI. 

Para ello precisamos de elementos de todos conocidos: Los equipos. Lectores de fuentes analógicas y digitales, preamplificadores de la señal eléctrica generada que posteriormente es amplificada y hacen mover bobinas que mediante altavoces ecualizan el aire dándonos la oportunidad de vivir la emoción musical. 

El mundo ha complicado lo sencillo y surgen los conceptos de audiófilos, ingenieros en sonido, apasionados por el mundo de la electrónica y de sus “cacharros”. Cómo en la misma música, al final, el equilibrio es lo que nos hace serenar la pasión desorbitada y llegar al disfrute del sentimiento musical. Es difícil hoy en día configurar el equipo HIFI perfecto. El mejor equipo sencillamente no existe. Los lutieres de la electrónica no han dado con la tímbrica universal. Pero aún así puedo asegurar que el elemento fundamental, el corazón y alma del equipo es el preamplificador. 

Gozaba de buenas fuentes Benz Micro  LP, Mac, Brinkman Edison, Sistema Scarlatti digital con Upsampler, reloj y DAC, Altavoces ProAc K6, alimentados por etapas monofónicas Pass Labs XA60.5. Pero le faltaba el alma: un preamplificador que fuera capaz de emocionar y dejar una tímbrica casi perfecta.

Y ese hueco lo encontré con el Pass XP-30.

He logrado la armonía necesaria en el equipo. Sencillamente excepcional.

Sé que una foto no es capaz de transmitir todo aquello que, gracias al Pass XP-30, es capaz uno de vivir. Pero desde mi posición de escucha, no veo, simplemente me dejo llevar por la magia de ese tren que me despierta la sensibilidad auditiva y que no quiero que tenga estación de destino.

A.G.P.

 

 Pass Labs INT 150 

Pass Labs es una de las pocas “audiófilas” con realmente caché junto a Spèctral y alguna más que lleva el contexto flatearth (como diría un buen amigo) a la máxima expresión. Si señor! estoy de enhorabuena!

Electrónica rápida y muy fluida que además de a la inmediatez suma sus innegables cualidades para hacer de la imagen proyectada una ventana abierta sobre la que uno puede mirar a un horizonte imaginario e infinito.

Ejecuta la música tal como se grabó, desgranando el sonido para bien o para mal.

Una buena grabación es un regalo para los oídos.

Muchas gracias al equipo de Lyric Audio por sus consejos y apoyo.

Un saludo cordial a todos.

 M.P.M.

Hola a todos los lectores de este blog de Lyric Audio:

 En primer lugar decir que escribo estas líneas porque soy un afortunado propietario de una etapa XA30.5 de Pass Labs. Y dentro de no mucho su pareja natural, el previo XP 10.

Hasta ese momento mi equipo estaba formado por un amplificador integrado Denon XV 11, asociado a unas Dynaudio Contour 1.3 que tantas satisfaciones me han dado.

Sinceramente, no estaba descontento, por que la verdad no había oído otros equipos, ni en mi casa, ni en casa de nadie de gran nivel. Y lo que podía oír no le llegaba a la “suela del zapato” a mi equipo. Pero, como a todos los que amamos la música, por encima de los “cacharros”, pensaba que aquello podría mejorar,  y decidí ponerme en contacto con el equipo de Lyric Audio.

Después de muchas dudas, no debemos olvidar que estamos hablando ya de marcas de mucho nivel, con diferencias sutiles y que a la postre, los errores a estos niveles son caros, me decidí, también aconsejado por un amigo que tiene muy, muy buen oído (se dedica de forma profesional a estos menesteres)  por la marca Pass.

Hasta ese momento, como os comento tenía unas Dynaudio, de las cuales estoy muy satisfecho, pero después de construirme una sala dedicada sólo para la música quedaban un poco pequeñas para tanto metro.  (36m2)

Cuando recibí la etapa de Pass la conecté directamente a las Dynaudio  y desde el primer minuto (ni le dio tiempo a calentarse) aquello era otra cosa. Las Dynaudio eran otras cajas y la música sonaba de forma muy diferente. De repente la escena sonora había aumentado, los instrumentos estaban presentes y hasta se notaba cuando el arco del violín atacaba la cuerda. Estaba realmente impresionado, la orquesta había “engordado” tenía cuerpo y los planos sonoros eran totalmente identificables. El grave presente y los medios y los agudos se hacían notar sin estar sobredimensionados o de una forma que pudieran acabar cansando por su excesiva rotundidad. Más bien al contrario, suavidad y precisión unidas.

La escucha, aquel día la realicé con :

  • “El lago de los Cisnes” con la Filarmónica de Israel
  • “Romeo y Julieta” de Prokofiev dirigida por Lorin Maazel y la Cleveland orquestra.
  • “Sinfonía nº 2” de Mahler dirigida por Tennsted y la London Philarmonic Orquesta.

Como se puede ver, autores y estilos totalmente diferentes  tanto por la temática, dos ballets y una Sinfonía de las que necesitan una buena amplificación.

El lago de los Cisnes, como todos sabéis, tiene una gran sección de cuerda y en este momento los violines, las arpas etc., estaban en la sala y sin estridencias ni agudos que taladran el oído. La escena de la muerte me puso los pelos de punta, por su realismo y, por que no decirlo, por la maravilla de la Filarmónica de Israel. Esta Etapa supo sacar lo mejor del CD.

Con Romeo y Julieta de Prokofiev volvió a operarse el “milagro” la orquesta totalmente definida, los planos sonoros daban tridimensionalidad y tuve momentos en que cerrando los ojos pensaba  que casi casi tenía a los músicos delante. La pista 4 “Julieta sola” tiene un principio de ataque de cuerdas impresionante y se notaba que los violines estaban allí para después permitir, al final,  el paso a los instrumentos de viento. Aquello era impresionante. Que precisión y definición sin perder por ello un ápice de musicalidad.

Después pasé al “peso pesado” de ese día, la Sinfonía Resurrección de Mahler. Escogí esta versión porque la tengo muy escuchada y por ser de todas las que tengo la que más me gusta. Esta obra no es una música de cámara ni destaca precisamente por su falta de fuerza, capaz de poner en aprietos a cualquier director, formación musical y cómo no, a cualquier aparato. Pues no fue este el caso, la Pass ni se despeinó. Toda la masa orquestal estaba definida,  los instrumentos se reconocían, los planos sonoros eran distinguibles y en los momentos en que tanto metal, cuerda y viento están en sus momentos álgidos no se apreció ninguna carencia de notas. Los graves eran, simplemente fantásticos y con el paso de los minutos, a medida que el aparato fue tomando temperatura, (una hora aprox. Y os puedo asegurar que se aprecia ese cambio pasado un tiempo, todo suena mejor y con más rotundidad) aumentaron y desplegaron todo el potencial característico  de la obra mahleriana.

 Bueno y para terminar, os puedo asegurar que la etapa XA.30.5 es una verdadera joya, que todos los amantes de la música apreciaran y disfrutaran “for always” y que con ella, tanto vinilos como CDs no vuelven a ser los mismos. Extrae toda la información escondida en los surcos y amplía la presencia sonora que adquiere tridimensionalidad, cuerpo y presencia.

Y para finalizar, a medida que han ido pasando los días la cosa mejora y también deciros que hay que dejar que se caliente porque se nota y mucho, es como si de repente tocaran una tecla y aquello tuviera mucho más cuerpo.

Una maravilla. 

FPM

 

Pass Labs XP 15. 

Extraordinario  sonido y  flexibilidad para una unidad de phono que se posiciona como auténtica referencia . Capaz de generar una imagen holográfica sin precedentes. Sonido suave , elegante , y con máxima musicalidad. Magnífica relación calidad precio para un producto que compite con los más honerosos productos de la High End más extrema del momento con una inversión muy razonable.

Pass Labs XA 100.5    .  Una referencia en potencia y  elegancia  .

Fotos amablemente cedidas por afortunado propietario de la super musical  Pass Labs XA 30.5 .  La sala se encuentra en proceso de acondicionamiento  . 

Sin duda, una vez terminado este trabajo y  acompañada la etapa Pass de su previo natural   – el  XP 10 – formará un conjunto excelente con una musicalidad extrema .

Enhorabuena .

  

 

 

 

 

 

Pass Labs XP 20.  La prestigiosa revista americana ” The Absolute Sound ” en su número de abril 2011  testando un reconocido conjunto de válvulas alemán cuyos precios alcanzan la cifra de 35.000 $ el previo y de 68.000$ las etapas monofónicas , concluye :  ” Mi referencia Pass Labs XP 20 ofrece un timbre más realista y un mejor control en todos los aspectos. Y a un considerable mucho más bajo precio .”

Todo un ejemplo de honestidad y buen hacer de las revistas auténticamente comprometidas con los aficionados  y no sometidas al control de los intereses comerciales más opresivos . 

 

Pass Labs INT 150 .

Todo un deleite para la vista y el oido.

Os remito estas líneas porque el otro día tuve la oportunidad de escuchar el amplificador integrado Pass Labs INT-30A.  El amplificador ya estaba bien calentito porque llevaría funcionando un par de horas. Cuando empecé a oir los primeros acordes me dí cuenta de que aquel aparato era algo especial, y evidentemente no tardé mucho en confirmar esa sensación.

La música que destila el Pass es sencillamente deliciosa. Quedé inmediatamente enganchado a ese sonido, un sonido con una nitidez impresionante de tal forma que podía escuchar perfectamente los instrumentos situados en segundo plano. Un sonido con una calidez que encandila porque tanto las voces como las cuerdas o los metales son reproducidos con una humanidad y una fidelidad impresionantes. Los treinta watios ¿treinta watios? mueven los altavoces sin ningún problema, los cambios dinámicos los resuelve de forma rápida y contundente.

Pero si con todo esto no tuviéramos bastante queda por mencionar la escena que proporciona el Pass: espectacular.   Este  amplificador  recrea  la escena sonora como no había escuchado con nigún otro, situar en el espacio cada instrumento es realmente fácil tanto a lo ancho como en el fondo y altura. He leído en algún artículo que genera una imagen holográfica…. no puedo más que confirmarlo.
       Este aparato reproduce la música de tal manera que uno va de sorpresa en sorpresa, descubrimos de nuevo los discos que creíamos de sobra conocidos. En definitiva, una maravilla de amplificador.
Enhorabuena y gracias a Lyric por la oportunidad que nos brinda de escuchar esta soberbia electrónica.

M.R.C.