Jelco

Cable Jelco

Animado por el Sr. Francisco de Lyric  Audio me dispuse a cambiar mi  cable  para mi brazo.

La elección no ha podido resultar más acertada. Estamos ante un cable económico y con una tremenda musicalidad, ofrece un sonido muy abierto, sedoso y ante todo con mucha naturalidad.

Una vez más agradecer las directrices marcadas.

M.M.C.

Brazo Jelco 750

Recientemente he adquirido un nuevo brazo para mi tocadiscos.

No tenía una idea clara de que brazo colocar para dar un salto cuantitativo en mi plato y es aquí, donde una vez mas el Sr. Francisco y su acreditada experiencia, entraron en juego.

Me decidí a instalar el nuevo brazo Jelco con la clara convicción de que entraba en una nueva etapa de reproducción musical ya que al ver los excelentes mecanizados y acabados del mismo ya daba idea de lo que sería capaz de hacer el mismo.

Como era de esperar el acierto ha sido total.  La reproducción es perfecta con este brazo, el manejo muy sencillo y el placer visual un regalo a la vista.

Además de todo lo dicho, el factor con lo que se remata todo es el precio tan ajustado que tiene esta pequeña obra de arte que solo los afamados “Made in Japan ” son capaces de hacer.  Es una ganga muy capaz de codearse y yo diría, inclusive,  de ganar por goleada con otros brazos infinitamente mas caros.

Un acierto total para dar un paso muy grande en la reproducción de nuestros queridos vinilos.

Gracias al equipo de Lyric Audio por el asesoramiento prestado en todo momento.

R.D.E.

Thorens TD 521 + Jelco 750 12 “

Dispongo de el plato Thorens hace ya unos cuantos años y me ha procurado muchos ratos de buena música.

Me dispuse a cambiar el brazo del propio Thorens  por uno de mejor calidad. Sin duda la mejora pasa por adaptarle un SME 3012 R, una fórmula perfectamente probada y reconocida en todos los medios internacionales. Pero el precio del SME me resultó alto, por lo que pensé en el modelo de Jelco tope de gama con 12 “.

Consulté la propuesta al equipo de Lyric Audio  que , amablemente, me contestaron que conocían bien el plato de Thorens y que era un gran producto del que no debía de deshacerme. Esto me produjo una buena sensación en la medida que no intentaron venderme un plato de los representados por ellos. Sin duda, su honestidad me sorprendió.

Finalmente me hice con el Jelco , como mal menor.

Pero de menor nada. El sonido que he conseguido es muy abierto, muy musical y con una riqueza de matices que me gusta mucho. El resultado final es muy agradable y la microinformación magnífica.

Desde estas líneas aconsejo este brazo a todos aquellos afortunados propietarios de esta joya de Thorens .

Saludos  cordiales

M.C.T.