Hola, amigos del Blog.

Para los aficionados veteranos que llevamos varias décadas disfrutando de esta afición tan maravillosa, el disponer de una fuente analógica se torna una cuestión de orgullo.

Afortunadamente, y a pesar de los vaivenes de las modas, siempre ha habido un giradiscos en mis equipos de sonido. Sin llegar a los radicalismos que pululan por ahí, siempre he tenido claro que la musicalidad del vinilo es difícilmente superable.

Por eso, en todos estos años, mi colección de lps a ido aumentando de forma gradual hasta el punto de animarme a mejorar mi conjunto analógico y disfrutar sin limitaciones de sus bondades sonoras.

Recientemente he adquirido un giradiscos Acoustic Signature Storm mk2 con brazo SME M2-9 y cápsula Benz Micro Rubi z.

El Acoustic es un prodigio de perfección en sus acabados, con un cuerpo en aluminio que le otorga una belleza atemporal y un platter, también en aluminio con incrustaciones de bronce para mejorar el control de resonancias y dar mayor robustez al conjunto.

Describir el sonido proporcionado por un sistema analógico bien ajustado y equilibrado se torna fácil, pues todo esta en sintonia en su justa medida.

La naturalidad y elegancia que produce el conjunto me ha dejado perplejo, pues uno aspira a mejorar en proporción con la inversión realizada, pero en mi caso a cumplido de forma sobresaliente esas expectativas.

Una enorme satisfacción es lo que queda tras la escucha de cada lp, haciendo revitalizar mi excelsa colección de vinilos de Folk y Country hasta limites inimaginados.

Agradecer al Sr. Francisco Gutiérrez su ayuda en la puesta a punto del conjunto.

EMB