Aavik

 

 

Aavik U 300  –  Cuando menos es más.

¿ Puede un integrado ser el final del camino?

Casi todos los que estamos metidos en esto del disfrute musical a través de equipos electrónicos, hemos comenzado -algunos hace ya unos cuantos años o décadas- con el equipo básico: una fuente, un amplificador integrado y una pareja de cajas.

Luego, con el paso del tiempo, uno va añadiendo y especializando el equipo. Se añade, DAC , filtros de red, previo, previo en dos o tres chásis, etapas separadas, etc, etc, etc.

En cada una de esas fases nos vamos acercando poco a poco al sonido ideal que estamos buscando.

Quizá por eso, para el común de los aficionados sea difícil comprender que en algún momento ese proceso se invierta.

Eso es lo que me ha pasado a mí con el integrado de Aavik U-300. Esta pequeña maravilla es capaz de comprimir en un sólo aparato todo lo que en otros momentos he tenido  en componentes separados y logrando una calidad superior, de altísimo nivel.

En el Aavik  U-300 coexisten un dac extraordinario, con una amplificación en clase D, capaces de hacer olvidar las mejores electrónicas que han pasado por mi sala de escucha. 

Lo que más destaca en mi opinión es la escena sonora, con una verdadera imagen holográfica, donde aparecen como verdaderamente creíbles los diferentes planos tanto a lo ancho del escenario como en profundidad. Logra siempre que el sonido se proyecte hacia delante como si de una verdadera actuación en directo se tratase.

Otro de los puntos notables del Aavik U-300 en la respuesta dinámica. Puede que detrás de ella esté el propio dac que lleva integrado. Se trata de una dinámica ágil y rápida, pero lo más importante es que esa respuesta se produce en todas las frecuencias, de forma particularmente espectacular cuando se trata de sonidos graves. 

Lo cierto es que la escucha del tándem Aavik-Raidho se vuelve una experiencia diferente a la de otros muchos equipos que he oído y/o poseído. El Aavik U-300 consigue que sientas que lo que prevalece por encima de todo es la música, sin ninguna intermediación ni coloración.

De ahí que me haga pensar que a veces menos, es más.

Un saludo

V.P.A