McIntosh C 50

 Hola amigos

Os quería comentar mi experiencia con el McIntosh C50, por  si a alguien sirve de referencia…

Recién estrenado, ya lleva un par de meses sonando que da gusto.

 Muchas veces se habla de frialdad en equipos de transistores, estado sólido. Este aparato no hay rastro ninguno de eso. Es más,..parece que lleve una válvula, suena cálido, potente, limpio y muy dinámico., con un carácter que se acerca muchísimo a los previos de tubo. Muy buenos medios, con presencia. Agudos y graves, muy bien también.

Vi comentar,…dicen que lleva la misma sección digital que otros modelos. Puede ser,..pero este no suena igual que algún modelo mas económico de la misma casa. Este tiene mucha testosterona.

 Decían también que la diferencia entre ellos son tres potenciómetros y dos VU meters. Eso aparenta. Pero os aseguro que la diferencia es muy grande.  (Eso no quiere decir que el otro modelo suene mal, ni mucho menos.  Me gustaba mucho. Pero este me ha sorprendido, pues esperaba que sonase casi igual que el otro.

 Lo tengo conectado por Coaxial digital al CD y por fibra óptica al ordenador. 

 El ecualizador de 8 bandas es una pasada, le da sal y pimienta a esas grabaciones que muchas veces aburren, nada que ver con un control de tono. No me comprare ningún previo mas sin controles. para mi aquella moda fue un error.

 Saludos

P.F.F.

Conjunto McIntosh

Únicamente agradecer desde esta líneas la ayuda prestada por el Equipo Lyric Audio  .

He conformado el equipo de mis sueños .

J.B.S.

 

 

 

McIntosh C 1100 C + McIntosh C 1110 T.

Apreciados amigos de Lyric Audio.

Os envío unas breves impresiones sobre el nuevo McIntosh C1100.

Lo primero, y más importante, es recomendar a los aficionados que saque sus propias conclusiones, que no se deje influir por las revistas, que hagan las pruebas de escucha pertinentes, y que se dejen asesorar por personas cualificadas, con experiencia, y de confianza. 

¿Por qué digo esto?, como dicen los Americanos “to set the tone”, es decir, para poner las cosas que voy a decir en su contexto. 

Cuando uno lee sobre este previo en prensa especializada, la primera conclusión que se extrae, es que lo posicionan a un gran nivel, que su sonido es magnífico, neutro, cálido, y que ofrece mucho que lo que se paga, es decir, su valor está por encima de su precio (previo de linea, excelente previo de fono, conexión directa para integración en equipo de audio-video, etc).

A la hora de compararlo con respecto a previos de estado solido de referencia, comentan, que – siendo muy bueno en su cometido – le podría faltar un poco de la transparencia, “agarre” y detalle (tal vez no sea el previo que mas información extrae de los discos) comparado con los primeros. 

Pues bien, resulta que he tenido la oportunidad de compararlo con uno de esos previos de referencia que citan en dos de esas publicaciones (el mismo previo, eso si, distinto numero de serie ). La “no” sorpresa fue, por una lado el haber llegado a conclusiones muy alineadas en algunos aspectos (magnífica capacidad de recreación de escapa sonora, capacidad de resolución, limpieza, y su capacidad para generar música sin hacernos pensar en la electrónica). La otra cara de la moneda fue, discrepar totalmente, con las apreciaciones sobre discriminación de información, autoridad, transparencia y limpieza de su sonido.

En la mencionada comparativa “head to head” con mismos cables, cajas (a propósito, cajas de referencia), etapas, sala, etc, el McIntosh fue capaz de transmitir mas información (y esto no es una entelequia), simplemente mas detalle, mas naturalidad y sobre todo “realismo”. Si, realismo  del que sientes cuando atiendes un concierto en directo.

Para no dejar lugar a dudas, y evitar el concepto “posible falta de sinergia”, se hicieron varios cambios de electrónica de ataque y cables (intercambiando una marca y otra, utilizando misma marca de previo y etapa para ambas, etc), es decir, una comparativa a fondo. 

Y para finalizar, por dejar un poco de espacio a lo mas subjetivo y opinable, se me ocurre que esta diferencia entre lo apreciado en un cara a cara contra lo que dicen publicaciones del sector, se puede deber a dos motivos:

  1. Motivos que van mas allá de lo real, y mas de lo empresarial…en lo que ni quiero ni voy a entrar.
  2. A la diferencia entre el mundo del llamado audiofilo y el del melómano (que para mi deberían ir de la mano), es decir, escuchando el previo contra el que se comparo el McIntosh podría parecer que determinados instrumentos eran mas transparentes, mas delimitados en la escena, pero tal vez no porque tuviesen mas detalle, sino porque faltaba información de ambiente, de escena, de directo que estaban en el Mc y por eso daba la sensación (con este último) de enmascarar (falta de transparencia) un poco mas el sonido de dichos instrumentos. En definitiva, que el Mc podría estar dando mas información, pero mucha de esta de ambiente, de reverberación de la sala, de, y perdón por ser tan tajante, de directo, de lo que de verdad ofrece la música cuando uno se aproxima y atiende lo que una buena orquesta sinfónica o una coral nos pueden transmitir (no en el vacío, sino en un espacio concreto).  

Para todos aquellos que no tengan prejuicios, que no crean a pies juntillas lo que dicen las revistas, mi única recomendación es que no dejen pasar la oportunidad de escuchar lo que este previo puede ofrecer. Algo, tan sencillo y tan complicado, como ayudarte a tocar no solo el alma de la música, sino su interpretación e interacción con el lugar en el que ha sido grabada. 

Como bien veis,  no he podido evitar la tentación de llevarme esta joya a mi casa, lugar en el que estoy ahora mismo escuchando a Bach y sus conciertos de Brandenburgo (Dunedin Consort) a la par de escribir estas humildes líneas. 

Un abrazo,

E.R.L.

     

McIntosh C47 y McIntosh MC 302

Estimados amigos,
Tras unos meses de pruebas y disfrute, paso a compartir con vosotros mi experiencia con mi flamante nuevo equipo McIntosh. Dicho equipo está basado en un previo McIntosh C47 y una etapa de potencia de 300 W por canal. La etapa McIntosh MC302.

Aunque suene un poco superfluo, un breve apunte a la estética del equipo y entrega del mismo. De sobresaliente. La etapa, que pesa cerca de los 45 kg, venía con un embalaje a prueba de cañonazos y con una documentación acorde al nivel de equipo .

La famosa estética McIntosh enamora según la ves en tu salón de escucha, y es un placer añadido a la experiencia de poseer equipos de esta marca. Encantado con este aspecto.

Respecto a los equipos, elegí el previo C47 porque al llevar pocos meses en el mercado incorpora características que necesito por mi forma de plantear mi equipo. Tanto alimentado por XLR para música en CD,  como por USB para música de mi Mac tanto DSD como FLAC se comporta de forma muy precisa. Adicionalmente sirve de “Passthru” cuando veo un BluRay en mi Home Cinema para atacar los frontales con la etapa MC 302. Un aparato muy completo.

El sonido que entrega este equipo es muy cálido . Y me ha sorprendido como mantiene el tipo al subir el volumen, no se arruga y da un nivel de detalle muy avanzado de la música. Un deleite en todos los sentidos.

Como siempre muy recomendable el trato del Sr. Francisco de Lyric. Un gran profesional.

Un saludo a todos

F.M.A.

 

McIntosh C 47

Paro un momento la escucha del SACD ” Whose Truth, Whose Lies” de Doug MacLeod para escribir una líneas que reflejan una primera impresión de la combinación MCT 450 & C 47 ( éste último recién adquirido siguiendo el consejo del Sr. Francisco de Lyric Audio ) .

Parece que el equipo vuelve a renacer, de tal manera que llevo dos días enganchado poniendo mis cds preferidos y los SACD que tengo, uno tras otro.

La voz y la guitarra de MacLeod suenan con absoluta claridad y realismo, los graves contundentes, con fuerza en los tambores y esa chispa necesaria en los platillos.

La escena sonora de gran solidez, estable y sin fisuras. La dinámica, extraordinaria. El nivel de detalle se mantiene a bajo volumen. El control de tono lo tengo desactivado.

Y esto es solamente una parte, pues el DAC que lleva promete y me permitirá explotar a fondo los 4 TB de disco duro y Mac Mini como fuente.

Dejo para más adelante la parte analógica.

Así que, entusiasmado con el combo, un cordial saludo.

C.E.M.

                                                                  

 

McIntosh MA 6900

Convendrán conmigo los aficionados a esto de la música reproducida con calidad en el domicilio que el deleite que pueden ofrecer algunos aparatos no se circunscribe al momento de su compra y puesta en marcha, sino que suele dilatarse extensamente en el tiempo. Es mi caso al menos.

Adquirí un magnífico amplificador integrado McIntosh MA 6900, junto con unas cajas Dynaudio Focus 220 II y un giradiscos Clearaudio con brazo SME allá en el verano de 2010, orientado por los certeros consejos del Sr. Francisco.

Pues bien, se me hace imposible calcular las horas que el citado amplificador ha podido funcionar, pero sí que estoy seguro que suena mejor que el primer día. Con todo tipo de música, a cualquier hora, puenteando la subjetividad y el estado de ánimo fluctuante, a bajo volumen, a volúmenes considerables, con cds, con su extraordinaria entrada de phono y todo ello sin avería ni contratiempo alguno, lo que dice mucho de su calidad constructiva.

Siempre he pensado lo que podría dar de sí este amplificador con unas cajas de más nivel, quizá ATC o Raidho, pero de momento esta prueba queda pendiente. Es significativo que se me plantee la duda de una mejora real en el sonido sustituyendo las cajas, pero con mucha menor intensidad si reemplazo la amplificación. Por algo será.

En definitiva, ha sido una inmejorable adquisición que ofrece solaz todos los días, ya son 6 años ininterrumpidos. Muchos aficionados a la música con buena reproducción tienen la íntima certeza de que a veces se ha llegado al final del camino, de que el cacharreo en muchas ocasiones no supone mejoras significativas y que se hace por un prurito o inquietud que no acaba de saciarse. Sin datos en la mano y a riesgo de equivocarme en la siguiente intuición, pienso que hay una masa importante de aficionados totalmente anónimos que disfrutamos sin alharacas de unos aparatos que con mucho esfuerzo adquirimos y que nos ponen la música en casa con dignidad.

Sin duda McIntosh nos ayuda a ello, pero más aún las prudentes sugerencias de quien de esto entiende.

J.D.R.

McIntosh – Usher .

Hola a todos las aficionad@s de este maravilloso mundo de la música y la Alta fidelidad…

Llevo ya tiempo con ganas de enviar un comentario y por fin hoy me decidido hacerlo. Aunque todo, o casi todo, está dicho intentaré dar mi humilde opinión.

Aunque antes de comenzar también quiero agradecer, la profesionalidad, del buen hacer y de lo que sabe nuestro amigo Francisco, alma matter de Lyric Audio,  os aseguro sinceramente que sin él, no creo que hubiera llegado a crear mi equipo, para poder disfrutar de mis ratos libres escuchando música. 

Si empezamos por las Usher Audio BE-10, solo con verlas lo dicen todo. Bonitas, llamativas, acabados de madera extraordinarios de primera calidad y una construcción como aquel que dice perfectas.  Si ahora nos vamos a su sonido o tímbrica, os confirmo sin un ápice de dudas, que desde el primer acorde y primer momento que las escuchas, ya te puedes dar cuenta de que tipo de cajas son… No se me olvidará, porque siempre empiezo a probar con Dire Straits y concretamente con el Brothers in Arms, realmente fue increíble apreciar los primeros acordes de la guitarra con el sonido de fondo y cuando entra la batería y al voz, realmente te das cuenta lo que es capaz de hacer esta caja, con las frecuencias de las voces e instrumentos. En ninguno momento se va ninguna nota, instrumento y los bajos, medios y agudos con la presión sonora, acorde al tamaño que tiene esta caja y lo bien que los llega a controlar, realmente una verdadera maravilla, claro también hay que tener en cuenta que están atacados con un previo McIntosh  C-48 y una etapa McIntosh MC 252, que puede decir que no sepáis,  donde claramente hace que todo este sonido sea así, de natural y nítido, esto conlleva a que las escuchas seas infinitas porque nunca te cansas.

Pasamos al central Usher Be 716, qué atacado con la etapa Usher R 1.5 y puenteada en mono, solo puedo catalogarlo como una bestia… Un DVD/Blue Ray de Phil collins, en donde en sus grabaciones realza la voz, te hace dudar, si su escucha es mejor en casa o en un concierto suyo, realmente me quedé sin palabras cuando puse dicha etapa Usher R 1.5 al Central, fue realmente increíble ver lo que gané con este cambio.

Por último, tendría la otra etapa Usher R 1.5 para atacar a los altavoces traseros unos Usher  BE 718, que constituyen el colofón de mi Home-Cinema con una película o concierto.

Simplemente quería acabar, recomendando esta combinación Usher Audio –  McIntosh , de la que llevo disfrutando ya un tiempo y cada día me gusta más, ah y que no se me olvide citar que el señor  Francisco, tiene la suficiente sabiduría para recomendaros lo mejor para vuestro caso.

Saludos cordiales a todos.

F.J.L.

 

    McIntosh MA 7900

Bueno, pues ya está en casa el MA7900 y tras unos días de escucha me he decidido a hacer algún comentario sobre el “aparatito”.

Lo cierto es que cuando te compras un equipo de este nivel, y más si es algo de una marca tan establecida como McIntosh, esperas que suene de vicio. Pues efectivamente, lo hace.

Ya sé que no es absolutamente nada original decir que tiene unos graves orgánicos, con peso y potentes pero controlados; que los medios son líquidos y suaves, casi tan detallados y tan tímbricamente precisos como las válvulas (que ya he disfrutado anteriormente); y que la extensión de agudos es alta pero delicada, sin rastro de agresividad. Sin embargo, no puedo decir otra cosa porque es la realidad.

De todas formas, comprobar esos aspectos fue cosa del primer par de días, porque después ya no te dedicas a escuchar el amplificador, sino la música que produce. Y la verdad es que es fantástica. Es una presentación totalmente coherente en la que se puede escuchar cada parte integrante con todo detalle, pero en la que lo único que destaca es el conjunto, la pieza musical como estaba grabada.

Y es un problema, porque estoy disfrutando tanto de nuevo de mi colección de lp y cd que me cuesta abandonar la sala de escucha para hacer cualquier otra cosa. Me paso casi todo mi tiempo libre redescubriendo una grabación tras otra y casi sufriendo por no poder escuchar de golpe todas las que quisiera oír a través del nuevo ampli.

Pero en fin, no es el único placer que el MA 7900 proporciona, porque su estética también cuenta y es intemporal. Tiene una presencia imponente y centra la atención de cualquiera.

Y no me olvido de las funcionalidades que el aparato proporciona, pues el previo de phono (al menos el MM, que es el que yo he probado) es lo bastante bueno como para sacarle los colores a algún que otro cd, y el previo de auriculares es también de buen nivel (he eliminado un MF de válvulas que usaba antes). Además, el ecualizador de cinco bandas me ha resultado muy útil y conveniente al escuchar música a muy bajo volumen por la noche, al realzar los graves y mantener una sensación de mayor naturalidad en la respuesta, aunque evidentemente no es el modo en que se puede disfrutar de verdad de lo que este animalito puede ofrecer. Del DAC interno no me atrevo a decir nada, porque solamente lo he usado para escuchar Spotify, y la calidad de origen del sonido es la que es.

En definitiva, se trata de un amplificador para disfrutar de la música y olvidarse de buscar nada más: solo nuevos discos que descubrir y gozar.

E. L. A.

 

McIntosh MCD 550

Estimados amigos del blog de Lyric audio:

Una vez efectuado un rodaje prudencial de un par de meses, me he decidido a dar mi impresion sobre el lector McIntosh MCD 550 adquirido recientemente.

Este ha reemplazado a un cd Gryphon de referencia, y al principio tenia mis dudas de si merecía la pena el cambio, pues para mejorar a dicho lector había que hilar muy fino.

Lo primero que me ha impresionado favorablemente es la presentacion espacial que proporciona. Coloca cada instrumento con una precision quirúrgica en el espacio y da vida a cada interpretación musical. El nivel de detalle es asombroso y la fluidez y la transparencia sobrecojedora. El control sobre el grave es total, y la parte baja del espectro posee una articulacion y un cuerpo sobresaliente. Los agudos son sedosos y suaves y la dinamica arrolladora.

Con lectores como el McIntosh, el cd tiene todavia mucha vida por delante.

Agradecer a Francisco su paciencia y sabiduria con los audiofilos de este país.

S.L.A.

McIntosh MA 2275

Y se cumplió el sueño.

Llevo escuchando música toda una vida; digo escuchando que no disfrutando de ella.

Descubrí por casualidad la marca McIntosh y supe desde el primer momento que ese sería mi amplificador soñado, estaba seguro de que tendría lo que necesitaba para hacerme sentir y disfrutar de la música.

Esperé el momento para poder comprarlo sin pensar en ninguna otra marca. Desde entonces no hay un solo día que no me sienta afortunado de tenerlo en mi salón y del disfrute del mismo pero sobre todo el sentir que forma parte de mi vida por el placer de tenerlo cerca de mí.

La sensación de cercanía que produce la naturalidad de su sonido y su magia estética.

Ahora el MA 2275 es uno más de mi casa y de mi vida.

Quiero dar las gracias al equipo de Lyric Audio por ayudarme a conseguir y ser feliz con aquello que siempre había soñado.

R.D.C.

 

Hola Compañeros del blog.


Hace tiempo que disfruto de un sistema compuesto por componentes de la veterana y atemporal McIntosh.
Ha sido desde hace muchos años una marca que me siempre me ha llamado la atención.
La construcción de sus componentes y acabados es sublime y siempre ha mantenido esa estética que la ha convertido en atemporal , nunca pasa de moda por mucho que éstas varíen con el paso de los años.
Para mí el tándem C500 T junto a las McIntosh MC 601 da un sonido muy equilibrado, detallado y aireado en conjunto con las Bowers 800D2. 
 

Por mi parte, las Mc 601 son unas etapas que por mucho que digan, no se arrugan ante la curva de impedancia de las Bowers, y le dan el empuje y entrega de corriente necesaria para llevarlas al extremo máximo.
La etapa MC303, la resumo en una sola palabra, es un TANQUE!!.


A nivel de fuentes tengo un lector McIntosh MCD 550, para mí tiene muy buen nivel de detalle, aireación y es muy analítico, cabe destacar la calidad sonora de su DAC.


En su conjunto, estoy muy satisfecho con los resultados sonoros obtenidos con la unión de Mc y las Bowers.

Desde aquí agradecer a Lyric y en especial al Sr.Francisco la labor prestada.

Saludos

J.M.

 

 

McIntosh C 220

Hola amigos!,compañeros de afición…

Como os prometí ,voy a comentar mi experiencia personal con el previo McIntosh C-220 comparado con mi antiguo xxx .

 Lo primero que noté es que el control de volumen vá más suave al tacto manual, aunque tarda más en reaccionar con el mando (décimas de segundo). 

 En el sonido: Si al principio me pareció un poco menos brillante y detallado  pero  he de confesar que a mi me ha acabado gustando más. Con el uso el sonido se ha abierto y tiene detalle y brillo suficiente para asombrar a más de uno, sobre todo trabajando con el plato.

Creo que cualquiera firmaría con un sonido así, por lo menos yo me siento muy satisfecho. No se puede pedir mucho más.

Es cierto que tuve que invertir en un plato,brazo y cápsula nuevos para sacarle provecho al previo,.estoy muy contento con la apuesta

Lo único más que le podría pedir al aparato,  es que tuviera también entrada para cápsula MC, eso estaría muy bien.

 Respecto a los controles de tono, que lleva dos, me parece una solución genial.,los tienes desactivados,pues casi nunca te harán falta, pero si en alguna ocasión necesitas ecualizar es rápido y sencillo. El de arriba controla agudos + ó -menos, y el de abajo graves,.no hace falta más.

Me gustan los detalles, puedes desactivar las válvulas del Phono cuando no uses el plato,y regular la intensidad de la luz del frontal.

 Con otras amplificaciones no lo sé, pero con la etapa de McIntosh MC275 se comporta de maravilla.

Junto con el plato es increíble. Con una buena MM suena genial.

 Bueno! chicos , estas son mis impresiones,..espero que a alguien le puedan servir de orientación.

 P.F.F.

McIntosh MA 6600

Recientemente adquirí un integrado de McIntosh con la nomenclatura MA 6600 .  Después de muchas dudas y sin poderlo escuchar decidí dar el paso y la satisfacción no ha podido ser superior .

El sonido es cálido al tiempo que transparente , ofrece una gran información pero sin apabullar gozando de las grabaciones favoritas  .

Si algo le define es la tremenda musicalidad que ofrece . Puedes estar horas y horas escuchándolo sin un ápice de fatiga .

En fin , una delicia de la que no puedo estar más contento.

J.S.F.

McIntosh C 500 C+ C 500 T

Tengo la fortuna de disfrutar de cuatro etapas de potencia de McIntosh desde hace ya varios años (dos MC 601 y otras dos MC 275). 

 Hace solo dos meses decidí dar otro empujón a mi equipo haciéndome con un preamplificador de la misma marca que me permitiese resolver de una vez por todas la adaptación de impedancias en mi electrónica de amplificación. El elegido fue el C500 de McIntosh, la versión con válvulas de vacío, un preamplificador veterano que, sobre el papel, debería ofrecerme una sinergia óptima con mis etapas de potencia.

No me extenderé detallando su construcción porque todos los audiófilos sabemos cómo se las gastan en McIntosh, sobre todo en su nivel de referencia.

El C500 es un preamplificador con una construcción sobresaliente y un diseño atemporal que nos garantiza que no perderá atractivo ni capacidad de seducción con el paso del tiempo.

En cualquier caso, lo que me ha cautivado sin remisión es su sonido.

Su nivel de detalle, la precisión y amplitud de su escena sonora, su respeto extremo por el timbre original de los instrumentos y su amplísima curva de respuesta son de primerísima división.

Además, el modelo que tengo, el que incorpora válvulas de vacío, nos ofrece una calidez y una aireación extraordinarias. Es, sencillamente, adictivo.

Su calidad ha provocado que vuelva a disfrutar de mi equipo con una plenitud y una ilusión que últimamente había perdido. ¿Mi conclusión? El C500 no solo es una “máquina” de hacer música; también es un producto atemporal de esos pocos que realmente merecen ser dejados en herencia.

Quien decida hacerse con uno no se arrepentirá de haber tomado esta decisión.

J.C.L.

            

McIntosh MA 2275

Estimados  amigos de Lyric Audio

Aquí os remito unas fotos de esta maravillosa máquina de hacer música.

No puedo estar más contento con esta adquisición.

En definitiva, música, música, y música a raudales. 

F.J.S.

 

McIntosh MA 6600

Buenas noches a todos :

Desde hace mucho tiempo – casi 50 años – soy un apasionado de la música.

 Con el paso del tiempo fui educando mi oido y poco a poco, en función de mis posibilidades económicas, adquiriendo aparatos para el disfrute de la misma.  Los he tenido de todos los precios, caros y más asequibles ; de una gran variedad de países y de las marcas más prestigiosas del mercado, pero si hay uno  o una marca que verdaderamente me halla cautivado, esa es McIntosh.

 Desde hace algún tiempo adquiri el amplificador MA 6600 y, es deslumbrante tanto a nivel estético, como sonoro.

 Tan solo puedo decirles  que va directamente al corazón de la música, proporcionando sensaciones que nunca  un amplificador hifi me había transmitido. Tan sólo posee cualidades y virtudes que sus comptetidores , a mi modo de ver, difícilmente  pueden igualar.

Su timbre, balance tonal, apertura, calidez, transparencia y dinámica son exquisitas, y su sinergia con mis ATC SCM 19 está, para mí,  fuera de toda duda. Jamás  las había oido tan  bien.

Gracias a Lyric Audio por proporcionar la posibilidad de aquirir a todos  los melomános y aficionados  de este país marcas tan prestigiosas que nos hacen disfrutar de nuestra afición preferida : la música.

Un cordial y atento saludo

 A.F.C.

           

           

McIntosh MA 6900

Me gustaría comentar mi experiencia ya de unos cuantos años con una combinación que me parece de lo más musical que he podido oir dentro de su gama: se trata del conjunto formado por el plato Clearaudio Solution y el amplificador integrado McIntosh MA 6900.

La música que estos dos aparatos hacen emerger es sencillamente eso , música.  Es una delicia escuchar los vinilos con ese nivel de detalle, calidez, contundencia, profundidad y apertura. El McIntosh MA 6900 además de por su belleza física , que más decir que ya no se haya dicho de la estética imperecedera de McIntosh, cautiva por la forma en la que hace fluir la música.

Combinado con unas cajas apropiadas nos hace sentir cada nota, cada instrumento , cada obra de tal manero que nos sumergimos en ella sin más remedio.

La consecuencia es que querremos poner un disco tras otro, al tiempo se nos pasará sin darnos cuenta y la experiencia será como para repetir al día siguiente y  al otro y al otro….

Son dos buenos , muy buenos aparataos de hacer música y además absolutamente fiables gracias a su magnífica construcción .

Agradecido.

M.R.T.

 

McIntosh C 48

Estimados Amigos de Lyric: 

Solo unas líneas para comentaros mi experiencia con el magnífico preamplificador McIntosh C48.

No es un aparato nuevo para mí. Ya hace más de tres años que disfruto de sus cualidades, le he conectado todo tipo de fuentes: CD, Ordenador, Blu Ray, previos de phono, etc…El resultado siempre ha sido muy satisfactorio.

Hoy quiero comentaros mi experiencia con la entrada de phono de este preamplificador. Solo voy a relataros mis sensaciones sobre la entrada de  MC del mismo ya que la salida MM nunca la he utilizado, pero estoy seguro que  aporta los mismos resultados  que la toma -más complicada- es decir,  la MC.

Los audiofilos  sabéis de primera mano lo que significa la búsqueda del “Santo Grial Musical”, en esta búsqueda y tratando de exprimir al máximo, en este caso,  la cápsula Benz Micro LPS .

He tenido la posibilidad de probar previos de phono de auténtica referencia, previos especializados de muchos tipos, de transistores, de válvulas,  con elevadores, etc… no voy a citar nombres, pero todos del nivel más alto que se pueden encontrar  en el mercado.  El C48 competía con todos ellos sin arrugarse lo más mínimo.

También es necesario tener en cuenta que estamos conectando directamente el cable de phono  (Clearaudio Sixtream) directamente al C48 evitando de esta manera conexiones y cables.

Para conseguir una mejora audible en phono tendríamos que pensar en inversiones de cinco cifras y el éxito no está garantizado.

Por lo tanto, me atrevo a recomendar sin ninguna duda el C48 en todos los sentidos y muy especialmente en su etapa de phono. 

Un saludo.

J.D.A. 

 

McIntosh MCD 301

Cada oveja con su pareja.

Calidad de construcción sólida, controles robustos, paneles frontales en acabados de vidrio exquisitamente bien terminados de una belleza supina que no pasan desapercibidos para nadie.

De sonido fino, elegante, extremadamente musical y tremendamente adictivo.

No puedo estar más contento con el resultado sonoro que ofrecen mis tres piezas McIntosh. Hacen sonar a mis Usher Mini Dancer Two que es un primor. Sinergia absoluta. El esfuerzo ha merecido la pena.

Muchas gracias al equipo de Lyric-Audio Élite, en especial a Francisco Gutiérrez Ruiz, por sus consejos, por su rapidez, por su eficacia, por su profesionalidad, y sobre todo, por su amistad.

Saludos

 E.C.M.

 

McIntosh MA 6700

Buenas a todos

 Impresionante y precioso amplificador con grandes prestaciones, construcción  y gran sonido

Un saludo

J.M.M.

 

McIntosh C 48

 Hola Amigos,. compañeros de afición…

Ya está aquí,en casa, por fin ,el C-220. Viene a pasar una larga temporada,espero,junto a su hermano el C48.   

 Respecto al C-48 os puedo asegurar que suena de maravilla,tanto las entradas analógicas como las digitales,.sobretodo la Coaxial digital y las Balanceadas. La entrada USB solo la he probado con archivos WAV,y he decir que suena realmente genial,.prácticamente como un CD,o mejor. No me quiero imaginar lo que será, si logro conseguir archivos en alta definición 24bits /192 Khz. Eso si,.Recomiendo usar un ordenador exclusivamente para fuente de audio,.pues si estás operando otras cosas a la vez en el ordenador la escucha se puede ver un poco perturbada por sonidos,otras músicas o anuncios,que se pueden sumar al audio dependiendo del ordenador o las paginas que visites. Pero que muy buen sonido este USB.

 Las tomas de Phono, solo he probado la MC y suena de maravilla. Tanto,.que habré de cambiar de plato para sacarle mas partido.

  Bueno!  Calurosos saludos en este julio de 2015

P. A.F.

 

 McIntosh MA 6900

Hola a todos:

Quisiera expresar mi experiencia sobre este amplificador.

Desde que tenía unos 15 años de edad, llevo escuchando amplificadores de todas las marcas y precios, cuando por primera vez entro en mi casa un Mcintosh.  Me puse a escucharlo y me dí cuenta, que la música sonaba dulce, con cuerpo, control, tempo, y un carácter que ya difícilmente  puedes olvidar. 

Es por este motivo que sigue en su mueble, nunca pensé en cambiarlo y disfruto cada vez que lo escucho.

Un McIntosh no es solo un amplificador, es formar parte de algo que se diseña con experiencia, para hacer música, para tener una joya.

Saludos.

O.L.R.

 

Apreciados amigos de Lyric Audio

Mi primera impresión de estas etapas monofónicas no puede ser más positiva. Mejora a mi anterior xxx en todo , en todas las frecuencias . El Tweeter es más suaves. Los medios con las voces estupendos y los graves más controlados.

Más rapidez y más dinámica .

Todo está más en su sitio.

Aunque sea inmodesto decirlo :  pocos equipos he escuchado como este .

C.C.T.

 

McIntosh cable de Altavoz

Muchos y muy variados cables de altavoz, siempre de alta gama , he podido probar a lo largo de estos años de afición .  Lo cierto es  que siempre le encontraba algún ay a los cables ,  o mucho  grave  o poca escena , lo típico en el aficionado  que se descabeza en aras a conseguir un sonido perfecto , si es que este existe.

Recientemente cayeron en mis manos unos cables McIntosh adquiridos por un amigo de afición y voilá es mi sonido .  Son claros y con un sonido muy abierto , al tiempo que ofrecen gran definición y detalle. El grave amplio pero controlado .

Finalmente adquirí un juego para mi uso y estoy como un niño con un caramelo. La mejora en mi equipo ha sido notable.

J.S.P.

 

McIntosh D 150

Amigos de Lyric

Desde que me hice con este preamplificador digital no dejo de sorprenderme de su soberbia calidad. El D150 gestiona mis fuentes digitales con una magia difícil de encontrar en aparatos digitales de este precio, que es muy contenido si tenemos en cuenta lo versátil y bien logrado que está.

El aparato como preamplificador es muy bueno si tenemos en cuenta que se pueden gestionar 5 fuentes digitales sin necesidad de incorporar un previo analógico si se opta por fuentes digitales, en un principio lo utilizo como previo digital, cuenta con DSD Y DXD para descarga de archivos digitales vía internet que en breve haré uso.

Un saludo

F.J.L.L. 

 

 

McIntosh MC275: una etapa clásica, pero de rabiosa actualidad

Mi primer componente de McIntosh fueron las dos etapas monofónicas a transistores MC601, con las que me hice en el ya lejano 2011, poco después de que fuesen presentadas en el CES. Desde entonces estos amplificadores me han deparado cientos de horas de deleite musical, así que un par de años más tarde no dudé también en hacerme con el preamplificador/DAC D100, otro componente que también he disfrutado mucho desde entonces. Sin embargo, mi «apetito» por los productos de McIntosh aún no se ha había saciado. 

En septiembre de 2014 adquirí dos etapas MC275 con la firme intención de «atacar» con ellas en modo monofónico mis Consequence de Dynaudio, las mismas cajas que hasta ese momento se alimentaban de mis MC601. Mi plan era alternar las etapas a válvulas y a transistores con las mismas cajas para disfrutar dos estéticas sonoras diferentes, hasta que llegase el momento de comprar unos monitores de referencia que serían atacados en adelante por las MC275. Sinceramente, en un principio estaba convencido de que las MC275 no conseguirían hacer que las Consequence sonasen realmente bien porque son unas cajas que necesitan bastantes vatios, pero, sobre todo, vatios de mucha calidad. En ningún caso pensé que pudiesen acercarse al rendimiento de las MC601, capaces de entregar 600 vatios frente a los 150 vatios de las MC275 puenteadas en monofónico. Me equivocaba. Vaya si me equivocaba. 

Cuando encendí por primera vez las dos MC275 y sonaron las primeras notas de aquel primer corte, me quedé boquiabierto. Aquello sonaba. Vaya si sonaba. Al parecer, las MC275 se entendían a las mil maravillas con las Consequence. No lo esperaba ni por asomo. Desde entonces han pasado más de cuatro meses, tiempo suficiente para probar las MC275 con todo tipo de música (clásica, jazz, antigua, étnica, rock y algo de pop), y con todas mis fuentes (vinilo, SACD, CD, FLAC de 24 bits 96/192 kHz y Blu-ray Pure Audio). Y, con total honestidad, es posible que estas dos preciosidades con válvulas de vacío sean los componentes de mi equipo que más me están haciendo disfrutar. 

Muchos otros propietarios de las MC275 han detallado antes que yo en este blog su sonido, por lo que no repetiré algo que ya habéis podido leer en otras ocasiones. Lo que sí haré, porque creo que puedo aportar algo nuevo, es comparar el rendimiento en mi equipo de las MC275 y las MC601, unas etapas muy diferentes pero con un sonido «McIntosh» muy reconocible. Las grandes, las MC601, ofrecen un sonido muy detallado, cálido, con una dinámica impresionante y un control de los graves absoluto. Son perfectas para escuchar cualquier tipo de música; desde clásica hasta el rock progresivo de Pink Floyd. 

Las MC275, en mi opinión, ofrecen un nivel de detalle equiparable al de las MC601; una dinámica algo inferior, pero igualmente satisfactoria; y una calidez/saturación en los medios y una riqueza de armónicos inigualables. En este parámetro superan claramente a las MC601. Nunca había escuchado las voces a través de mis Consequence como cuando son atacadas por las MC275. Un sonido absolutamente cautivador. El único parámetro en el que las MC601 superan con cierta claridad a las MC275 es en el control del descomunal transductor de graves de estas cajas acústicas. Pero esto no significa que los graves con las etapas a válvulas no sean convincentes. En absoluto. Tienen pegada y una profundidad absolutamente satisfactoria en prácticamente todos los géneros musicales. 

Como os decía al principio de este post, mi intención era utilizar las MC275 con las Consequence solo hasta que pudiese comprar unos monitores a su altura, pero, después de convivir durante más de cuatro meses con ellas, he decidido que, por el momento, voy a alternar las MC601 y las MC275 con mis cajas para disfrutar de esas dos estéticas sonoras que tanto me gustan. No puedo decantarme por unas etapas en perjuicio de las otras; tanto las que utilizan transistores como las que recurren a las válvulas de vacío me ofrecen el sonido detallado y cálido que a mí me gusta. Creo que el hecho de que las MC275 me ofrezcan esa sinergia con unas cajas acústicas tan ambiciosas como las Consequence deja en muy buen lugar a las veteranas etapas a válvulas de McIntosh. Para concluir, solo un apunte más: si estáis pensando en haceros con unas, id a por ellas en cuanto podáis. Será uno de esos componentes de los que posiblemente no os desharéis jamás. Yo lo tengo claro: ni las MC601, ni las MC275, se moverán de mi equipo en adelante.

J.C.L.

 

McIntosh MC 601

Hola Compañeros

Me gustaría compartir con vosotros que ayer me entregaron las etapas McIntosh Mc601. Fue una tarde noche bastante intensa ya que me tocó desempaquetarlas y montarlas yo solo, creerme que no fue fácil debido al peso de las mismas y al fantástico embalaje en el que venían.

Su acabado y diseño son simplemente espectaculares. Los terminales donde van conectados los altavoces son pura delicia. Sinceramente notas que es una marca especial desde el minuto cero.

Una vez desembaladas, contempladas y admiradas la conexión se realiza en unos minutos. Utilicé la salida stereo dedicada del Oppo por XLR (cables Romeo plata plus de Hamlet) y como no tenía mucho tiempo solo pude probar a Norah Jones.

Siendo consciente de que para que las etapas (incluso los cables) alcancen su punto óptimo es necesario que pasen un par de cientos de horas el sonido me pareció magnífico. Cálido y dulce pero con detalle. Es posible que esto se deba a la mezcla Focal-McIntosh. Lo definiría como un sonido “fácil” de escuchar. Es capaz de crear una atmósfera relajada donde lo único que importa es el disfrute de la música.

He probado varías electrónicas en mi sala, siendo todas ellas de gran calidad pero las Mcintosh destacan por ese sonido tan agradable que consiguen que alguien que no sea un entendido del HiFi se de cuenta de que está ante algo muy especial. Mi mujer lo notó desde el primer instante. Apagó las luces y me soltó “esto es diferente a todo los demás que hemos probado”.

Es obvio que nosotros estamos habituados a definir nuestros sonidos de una forma más compleja: Calidez, musicalidad, definición, especialidad, detalle, posicionamiento de los instrumentos, dinámica…

Pero si tuviera que resumir mi breve experiencia con estas etapas os diría un simple “Qué bien suenan!”.

Un fuerte abrazo

R.I.R. 

 

McIntosh Cables XLR   y  McIntosh combinación Usher. 

Hola a todos! 

            Este fín de semana me he dedicado a la sustitución de mis antiguos Cables de Modulación Tansparent Music Link por una pareja de Cables McIntosh en modo balanceado para unir el Previo a válvulas McIntosh C500C+C500T que disfruto, con una pareja de etapas de potencia USHER AUDIO R-1´5 Clase “A” Pura trabajando en balanceado y puenteadas a Mono. 

            A falta de terminar de afinar el conjunto con el pertinente “rodaje” de los mencionados Cables, mi opinión no puede ser más favorable, ya que se combinan, con una sinergia total, la sedosidad, definición y rango dinámico del C500 con la pureza y cálido rigor de las USHER, así como del “Empuje” dinámico que ofrecen cuando se les solicita, llegando a la conclusión de que el conjunto ofrece, para el Aficionado exigente, una estética sonora global muy parecida a las realizaciones de más alto nivel de, por ejemplo, la gama alta de Conrad-Johnson, por citar a una de las Referencias en lo que a válvulas se refiere, y todo ello por un precio super abordable, sobre todo en las USHER y muy realista en lo que se refiere al C500, amén de la rica aportación de los cables, que hacen fluir los transitorios más complejos con la maestría digna de la marca. 

            En mi opinión, repito, la sinergia entre componentes es total, recomendando una atenta escucha a quien tenga interés, que no quedará indiferente. 

J.N.P. 

 

McIntosh 500 C + C 500 P     versus   C 50

Apreciados todos.

A ciertos niveles se gasta mucho dinero y el salto a mejor no es tanto.
En este caso decir que la mejora ha venido en las frecuencias medias, agudos más suaves. Y el grave un poco más espacioso, pero muy poco.
El C500P transistor es un previo muy equilibrado. Muy neutro. Muy sonido de directo.

El C50 lo vendí a los pocos días de ponerlo en venta. Buen aparato. Con sonido muy muy parecido. Sonido McIntosh. Y vale prácticamente la mitad que el otro. Pero yo quería dar el salto y lo he dado.

El C50 a parte de ser un sonido muy parecido al C500 tiene la ventaja de incorporar DAC y 8 bandas de acualización que según que salas pueden venir muy bien… Ojo!!!, esas 8 bandas no son los Beringuer ni los Treble y Bass de los Rotel. Es otra historia….

De todas formas estoy  muy contento con el C500P. Es lo que le faltaba a mi equipo, un previo mas Hiend por llamarle de alguna manera.

En resumen, el previo de línea de McIntosh C50 es como un Porsche 911 de 300 cv. Y el C500, que vale el doble, es como un Porsche de 500 cv.
La pregunta es si para la mayoría de cajas y sistemas hace falta más…Si para la mayoría de carreteras hacen falta 500 cv.

Los enfermos de esta afición no analizamos las cosas así, para el resto del personal ese debe ser el razonamiento.

C.C.T.

 

 McIntosh MA 2275 

Apreciados amigos de Lyric . 

Quería deciros que  estoy encantado con el ampli. 

Aporta un sonido muy musical, contundente y preciso .  Además de unos graves de infarto. 

Nunca pensé que las válvulas aportarían tanto a la música. 

J.S.G. 

 McIntosh MA 2275

Buenos días: 

Como cliente de Lyric Audio desde el año 1994 y también de Assai Audio en los últimos 15 años, me gustaría publicar un comentario en el Blog de McIntosh: 

Comenzaré esta epístola diciendo que para mí la música es como un buen vino: hay que escucharla, degustarla y disfrutarla al máximo en cada sorbo hasta que te llegue a lo más profundo del alma.

De un tiempo para aquí me considero más melómano que audiófilo habiendo dejado ya atrás la época en que la búsqueda del famoso Santo Grial donde uno pasa más tiempo buscando defectos del equipo que buceando en el mensaje musical que tenemos delante. 

Inicie mi andadura en Lyric Audio comprando un amplificador Restek Fable cromado, integrado sobrio y exquisito con una relación calidad sonora/precio extraordinaria; aún hoy lo hecho de menos y sin duda sería el aparato que le regalaría a mi hijo para que comenzase su andadura en este mágico mundo del deleite musical. 

Al tiempo lo cambié por un Gryphon Callisto 2100 ya que había adquirido una pareja de Dynaudio Facette que en ese momento eran la joya de la corona de mi salón, danesas bellas y estilosas que necesitaban un mejor acompañante de baile para sacar lo mejor de su interior; por lo que adquirí al hermano mayor, un Callisto 2200 que aprovechaba mejor las virtudes de estas obras de arte vikingas que aún hoy se exhiben a diario en el MOMA  de New York. 

Pasado un tiempo cambié las Dynaudio Facette por una pareja de Dynaudio Confidence 3, magníficos monitores que me han estado acompañando durante los últimos 12 años hasta hace pocos meses. Al llevar un Tweeter Esostar 330 requieren de un mayor impulso vitamínico para moverse con soltura por lo que llegó a casa el ansiado Gryphon Diablo, otro aparato danés de altos vuelos con una entrega de corriente monumental y una capacidad analítica sin parangón; disfruté algún tiempo de este aparato con un nivel de diseño estético y sonoro magnífico, pensando que había llegado al final del camino en mi búsqueda personal del sonido … 

Pero como lo realmente importante del recorrido por la montaña es disfrutar del entorno en cada momento antes de llegar a tu objetivo, uno se puede encontrar en la disyuntiva de cambiar de vía en un cruce de caminos donde a priori el elegido no es el idóneo para reconfortar el espíritu, por lo que dí un salto a las antípodas buscando un sonido más suave y placentero, menos analítico y detallado; me hice con un McIntosh MA7000 americano de estirpe con garantías de fiabilidad y longevidad que maridó perfectamente con las Confidence 3, aportando un disfrute musical desconocido hasta ese momento que me obligó a pasar más horas en mi querida sala de escucha disfrutando de la música en vez de analizando las virtudes y defectos del equipo. 

Una vez más pensé que ya estaba en mi Olimpo musical cuando hace ocho meses me llamó Assai Audio para decirme que tenía una pareja de Sonus Faber Amati Homage del año 2000, época en la que mi venerado xxxxxxxxxxxxxxx todavía construía a mano sus magníficas obras de arte junto a un equipo de artesanos italianos y la ayuda de un violinista amigo que le ayudaba a calibrar cada uno de sus altavoces. Siempre estuve enamorado de estas voluptuosas italianas que me recuerdan lo mejor de Sophia Loren;  belleza, elegancia, sensualidad a borbotones…y por fin las puse abrazar cumpliendo un viejo sueño. 

Y después de mas de veinte años de camino musical donde los transistores habían sido siempre la fuerza de electrones que convierte en sonido en tres dimensiones la simple corriente eléctrica proveniente de un enchufe simple y tosco, un amigo melómano me recomendó combinar las Amati con válvulas por lo que hace unos pocos meses cambié mi apreciado integrado americano por otro McIntosh MA2275; aparato sublime y musical, delicado y a la vez poderoso, con un control de graves que dejaría enmudecidos a varios defensores de que las electrónicas de válvulas no bajan de frecuencias para lo que también ha ayudado substituir las válvulas de origen por unas EAT KT 88 en amplificación y unas Telefunken en el previo y Phono… 

No sé cómo expresar lo que este amplificador hace con las Amati, es simplemente mágico, nunca antes en mi largo recorrido en este hobby disfrute tanto y por tantas horas del deleite musical en toda sus facetas; si lo tuviera que expresar con una sola palabra sería EMOCIÓN. 

J.S.L

 

 

 

Cables de Altavoz McIntosh.

Amigos de Lyric:

Conforme va rodando este fabuloso cable McIntosh no deja de sorprenderme la cantidad de mejoras que está aportando en mi sistema. La música suena relajada y llena de vida, los instrumentos se posicionan en diversos planos en la sala pudiendo localizar su posicionamiento en el que fueron grabados, un grave muy integrado y natural, aportando una profundidad digna de un buen concierto en directo, los medios y agudos con una información y aireacion perfecta.

En definitiva, creo que es un cable concebido para enlazar cualquier electrónica a cajas

A.G.L.

 

 

Cables Altavoz McIntosh.

Amigos de Lyric:

Desde hace unos dias estoy disfrutando de los cables McIntosh en mi sistema. He tenido  cables de grandes marcas dedicadas exclusivamente a la fabricación de cables, y desde que he introducido los McIntosh el equipo me ha ganado en transparencia, detalle y focalización de instrumentos, siendo claramente audibles las mejoras que han introducido en mi sistema.

En definitiva creo que una vez más la marca da mucho por un precio más que realista

F.J.L.

 

 

 

McIntosh MC 275  MK VI.

Amigos de Lyric:

Hace unos meses decidí adquirir esta clásica etapa para cerrar de manera definitiva mi equipo. He tenido numerosas amplificaciones tanto a transistor como a válvulas, ninguna me ha dejado tan impresionado como el Mc 275 llegando a tal punto de fascinación por ella que he parado de “cacharrear” de manera definitiva.

Lo que más me ha impresionado de esta electrónica es la manera que tiene de reproducir cualquier género musical por complejo que sea, aportando una musicalidad muy agradable, desde mi punto de vista creo que es un valor seguro y hace que la música recobre vida.

F.J.L.

  

Foto enviada por feliz propietario

 

 

McIntosh 275 MKVI –  (Monofónicas)

Estimados amigos de Lyric:

Hace una semana he incorporado a mi equipo una segunda etapa MC 275, independientemente de la fase de rodaje de las válvulas- como sabéis, no desarrollarán todo su potencial hasta pasadas unas 150 horas- la satisfacción es total.

Nunca me ha gustado  recomendar este o aquel componente, una vez alcanzado cierto umbral, en mi opinión, todos los equipos son buenos y suenan bien. Las diferentes configuraciones, las consabidas sinergias entre los mismos, el entorno y en definitiva el gusto particular de cada uno, es lo que nos inclina hacia una marca especifica o una determinada configuración.

Sin que sirva de precedente, me voy a permitir aconsejaros sobre esta mejora, que no es otra que  la utilización de las McIntosh MC 275 en configuración monofónica. Una nueva dimensión del sonido en todos los aspectos, imagen holográfica, separación de instrumentos, bajos potentes y perfectamente controlados, escena sonora, etc…No es un cambio en un componente del equipo, es el “cambio”.

Hace unas semanas incorporé a mi equipo las Usher Audio  CP-8571 DMD , leyendo sobre las excelencias de estas cajas en revistas y foros,  existía un argumento común, la bi-amplificación. En un artículo de una conocida revista norteamericana, refiriéndose a las CP-8571, indicaba que “…Para saber que cajas ha comprado, deberá bi amplificarlas si quiere obtener su máximo rendimiento…”

A través de Francisco de Lyric, nos pusimos  en contacto con   McIntosh USA, para preguntarle sobre ciertos aspectos técnicos relacionados con la bi amplificación horizontal utilizando  dos MC 275 para estas cajas y lógicamente, también preguntamos a Usher Audio  en Taiwan para recabar toda la información técnica al respecto. No estamos hablando de bi cablear, existen diferentes métodos para la bi amplificación (activa, pasiva, horizontal, vertical) y para realizarlo correctamente es imprescindible tener en cuenta las especificaciones de cada fabricante para los equipos en concreto que vamos a utilizar.

La respuesta de ambos fabricantes fue positiva en cuanto a la bi amplificación, aunque se recomendaba la utilización del corrector-crossover MEN 220  de McIntosh para obtener los mejores resultados. La otra opción era la utilización de las MC 275 en configuración monofónica, asegurando el éxito del proyecto.

Aunque no descarto probar en el futuro la configuración en bi amplificación horizontal utilizando el MEN 220, como os adelantaba al principio, la satisfacción en configuración monofónica es total. Si queréis escuchar a vuestra diva preferida como como sabéis que canta y el bombo suene como un bombo, este es el camino.

Estoy disfrutando como nunca de la música con estas cajas de Usher  y las McIntosh MC 275….FANTASTICO!!!!

Un cordial saludo

T.G.M.

 

 

McIntosh MA 7900

“Queridos amigos de Lyric, 

El otro día recibí el amplificador integrado McIntosh MA 7900. La primera impresión es que, como todo lo que viene de McIntosh, necesitas un suplemento de vitaminas  para desempaquetarlo y colocarlo en su sitio definitivo, y es que 40 kilos no se manejan con facilidad. Una vez abierto te das cuenta de que es un artículo especial: construcción soberbia, de lujo diría yo, y con un diseño fantástico y atemporal. 

Después de las preceptivas primeras horas de rodaje la sensación es que, por fín, he llegado a un nivel de prestaciones al que antes solo podía soñar. Uno no tarda mucho en darse cuenta de que esto es realmente lo que llaman High End y no lo que había escuchado con anterioridad.

Curiosamente, siempre había pensado que los aparatos de McIntosh estaban sobrevalorados y que su precio era desproporcionado en relación con las prestaciones que ofrecía, no obstante, ahora que he podido descubrir y disfrutar de uno no puedo más que rectificar y admitir, sin ninguna duda, que, como mínimo, vale cada euro que cuesta. De entre sus características, cabe destacar las siguientes: construcción impecable, robusto, gran diseño, fabricado en USA, materiales de primera calidad, tarjeta de fono MM / MC espectacular, DAC de primer nivel, salida de auriculares excelente, ecualizador de 5 bandas, configurable como etapa, como previo y también para biamplificar, integrable en un home cinema y un larga lista de opciones que lo convierten en el aparato más versátil imaginable, ante lo cual, uno se pregunta ¿hay algo que no pueda hacer este amplificador? 

En cuanto a su sonido, el Mc es único con una personalidad bien definida. Es, ante todo,  preciso, reproduciendo cada nota tal cual se halla en la grabación, no obstante lo hace con el típico carácter de McIntosh, suave y aterciopelado, sumergiéndote en la música hasta olvidarte del equipo. Tiene un grave bien definido, profundo y controlado, un escena estupenda y una separación entre instrumentos sólo al alcance los mejores componentes high end.  

En definitiva, decir que estoy encantado con la compra, ha sido todo un acierto, incluso mi mujer está encantada con su diseño (WAF factor), así que ahora no queda más que disfrutarlo, y todo ello gracias al equipo de Lyric Audio y en especial al Sr. Francisco   que ha hecho posible convertir en realidad el sueño de muchos aficionados al High End gracias a su profesionalidad y amabilidad. 

Muchas gracias ! 

J.C. 

 

 Apreciados blogueros, me gustaria compartir con todos vosotros mis primeras impresiones como nuevo miembro de la gran familia de Mc Owners.

El camino hasta llegar al “Club” ha sido bastante largo, digamos que se ha tomado algunos años, no me voy a extender demasiado; mi pasión por la música me llevó a mi primer conjunto audiófilo, un integrado a válvulas que me regaló largas tardes de disfrute y sobretodo me sirvió para caer atrapado por siempre por las válvulas … ahí empezó todo, mi interés por saber más y más sobre los amplificadores de válvulas, buscar la excelencia y las mejores firmas de la historia del hi-end me llevó a descubrir muy pronto la “etapa” para muchos; si amigos, estoy hablando la mítica MC 275 que definiría no sólo como un auténtico icono para amantes de la música de varias generaciones, sino sin duda, un auténtico objeto de culto sin parangón.

Gracias a una casualidad tuve la gran fortuna de contactar hace unas semanas con los que ahora considero buenos amigos de Lyric Audio Élite y en estos momentos ya me encuentro haciendo la primeras “millas” de rodaje de esta impresionante máquina de “hacer” música que es la MC 275, la etapa está asociada al previo igualmente extraordinario, el C 220, también de McIntosh, están hechos el uno para el otro. En estos momentos únicamente dispongo de fuente digital, un music server, compuesto por un portatil operado remotamente en modo “headless” y filtrado por un DAC. Las cajas que completan mi conjunto son unas Vienna Acoustics Mozart Grand, hasta ahora las he atacado con el integrado a válvulas que os comentaba anteriormente y las tenía por buenas cajas, muy musicales y fáciles de amplificar …. pero que tenían reservadas lo mejor de si a quien supiera dar con la clave de su secreto …. pues bien ahora están en una segunda juventud, en realidad es como si las cajas fueran otras … increíble !

Tras las primeras audiciones, todavía estoy tratando de asimilar lo que es capaz de transmitir este conjunto. Mis primeras impresiones han sido francamente memorables. La primera pieza seleccionada tras mucho pensar fué el “Bye bye Blackbird” del álbum “Nightclub” de Patricia Barber, ya que la he escuchado decenas de veces y la conozco a la perfección. Pues bien, fué como volver a descubirla…. y esto está pasando con todos y cada uno de los discos de mi colección. La Mc275 transmite una gran autoridad y dinámica, poderío, sensación de que te “come”, transparencia, dimensión descomunal de la escena sonora, calidez, deliciosas texturas de seda y terciopelo, gran aieración en todos los registros pero al mismo tiempo gran densidad y control de graves, detalle sin fatiga, separación de instrumentos….presencia y cuerpo a bajísimo volumen … sinceramente no tengo palabras ! .

Me considero melómano más que audiófilo y lo que más valoro de este conjunto es su capacidad de transmitir la vibración misma de la música en estado puro, con una naturalidad asombrosa, sin esfuerzo, sin artificios, los instrumentos y voces no suenan reales, sencillamente son reales ….están ahí, delante tuyo !!

No me gustaría dejar escapar esta oportunidad para expresar mi más sincera gratitud hacia  el Sr. Francisco Gutiérrez de Lyric Audio, que con su gran profesionalidad y amabilidad me ha conducido de la mano hasta las puertas del “Club” de Mc Owners & Lovers, lugar en el que ya me encuentro y en el que tengo intención de quedarme eternamente.

E.G.

McIntosh MC 275 MK VI .

  Buenos días amigos de  Lyric

Ya os dije en su momento que esa electrónica es muy buena, es más, debemos de intentar que se declare “patrimonio de la humanidad”.   La única pega por decir algo, que ese producto es tan bueno que puede ser lo definitivo del cliente en compras.

 Un abrazo 

 F.j.L.

McIntosh MC 275 MK VI

Apreciados amigos de Lyric, ya está en funcionamiento la “máquina”… Las primeras impresiones han sido inolvidables …  todavía lo estoy tratando de asimilar… Autoridad (poderío, sensación de que te “come” desde el primer instante, transparencia,dimensión descomunal de la escena, calidez, deliciosas texturas, control, detalle sin fatiga, cuerpo/densidad sonora, separación de instrumentos….presencia a bajísimo volumen …

No tengo palabras !!! … 

No me cansaré de repetir que les estaré por siempre agradecido por sus sabios consejos y les puedo asegurar que la realidad ha superado totalmente mis expectativas……

Un millón de gracias por todo !!! 

Un fuerte abrazo

E.M.R.  

 477

McIntosh MA 6600, elegancia musical en estado puro. 

Apreciados compañeros y amigos de Lyric: 

Hace pocos días y de manera inesperada tuve la oportunidad de adquirir un McIntosh MA 6600, el amplificador con el que llevaba soñando ya un tiempo.

Nada más probarlo y sin rodaje de ningún tipo, con apenas unos segundo de escucha supe que se trataba de una electrónica con una tremenda calidad sonora. Os resumo mis impresiones después de unos días de intensa música:

          Las guitarras suenan a guitarra, es decir, se escuchan las vibraciones de todas y cada una de las cuerdas, incluso en algunos temas musicales se podría diferenciar el grado de tensión de esas cuerdas que están sonando, la reproducción de la microinformación y la transparencia musical es fantástica; las violas, los violines, los violonchelos y los contrabajos se diferenciaban perfectamente unos de otros,  la escena sonora es aireada, amplia y con una separación instrumental pasmosa.

Opino que, esta electrónica donde realmente marca las diferencias con el resto de amplificaciones que he probado a lo largo de mi afición a la “alta fidelidad” es al reproducir formaciones instrumentales numerosas y complejas, es ahí donde puedes escuchar la ubicación y tipo de instrumentos usados en una escena sonora con una sensación de realidad fabulosa.

Otra bondad muy a tener en cuenta por el McIntosh MA 6600 es que no existen solapamientos, ni frecuencias que enmascaran ni ocultan a otras, ninguna de ellas destaca más que otra, simplemente todas están ahí; todas y cada una de las frecuencias fielmente reproducidas con una discreción y una elegancia musical exorbitante y en estado puro.

Hasta la fecha es lo mejor que he escuchado con mucha diferencia.  Mis Usher suenan divinas.

          En este mismo orden de cosas añadir que, constructiva y estéticamente, con sus casi 40 kg de peso, es un regalo para los ojos. 

          Espero que estas líneas en las cuales intento expresar mi opinión personal a cerca del sonido que ofrece este magnífico amplificador  McIntosh MA 6600, sean de utilidad para otras personas. Os dejo alguna fotografía ( no de muy buena calidad ) de de mi humilde equipo que, espero seguir mejorando con el paso del tiempo. Las fotos no hacen justicia, mucho mejor ver y sentirlo al natural. 

Solo me falta agradecer a D. Francisco, sus sabios y humildes consejos, para mí de gran utilidad y muy tenidos en consideración. 

Saludos cordiales.

E.C.M.

 

equikpo mcinanan

 

Apreciados amigos de Lyric Audio,

Un buen plato se disfruta mejor en compañía de un buen vino, ese es el momento donde uno realmente se deleita  de las cosas bien hechas, diseñadas e implementadas.

Algo similar sucede con McIntosh. Mis MC 2301 junto con el previo Mc C1000C + C1000T (en compañía de sus socios CD/SACD MCD 1100, y el  imprescindible MEN 220, Clearaudio Maximum Solution+SME V+Clearaudio Goldfinger Statement y de los cables Atlas Asimi ) siempre ha mostrado un sonido abierto, detallado, dinámico, neutro, etc, a través de mis Wilson Audio Maxx 2.

Hace poco más de un mes, he adquirido unas Focal Grande Utopia EM, y lo que era de por si excelente se ha mostrado rabiosamente impresionante. La neutralidad, realismo, dinámica, precisión, soundstage, y todos los demás apelativos audiofilos que nos podamos imaginar están aquí presentes, pero además, la música se “mastica”, tiene “carne”, presencia, en definitiva se presenta en “cuerpo” y “alma” ante uno.

Es difícil de definir el sonido final, y solo te puedes dar cuenta de que estas ante un equipo HiFi cuando abres los ojos y lo ves, de lo contrario la sensación de estar en la 15 fila del Teatro Real es impresionante.

Podría alargarme mucho en están líneas para definir lo que estos aparatos llegas a transmitir, pero resumiéndolos en unas palabras, diría que a medida que mejoras el último “eslabón” de la cadena (altavoces) te das cuenta de que los Mcintosh podían aún dar más de si (¡Y cuanto!).

¿Dónde está el límite de la neutralidad, pureza y alma con la que presentan la música?, nunca lo sabremos hasta que el resto del equipo que se les asocia este al mismo nivel de excelencia.

Un saludo cordial y  gracias por toda vuestra ayuda .,

E.R.F.

 

mcintosh

 BANCO DE PRUEBAS – McIntosh MA 7900

 Hoy nos ha tocado apretarle las clavijas a una pieza de “caza mayor”, un integrado de McIntosh modelo MA7900.

Construcción típica de Mc, con sus impresionantes vúmetros en primera línea, serigrafía y mandos también clásicos, conexionado trasero más de lo mismo. Ya la primera impresión óptica al ver los transformadores, tanto de salida como de alimentación nos dicen que no nos equivocamos, nuestro invitado es un genuino McIntosh

Dejando de un lado la parte estética, al mirar su interior, podemos comprobar que su construcción es irreprochable. Una configuración que podríamos catalogar de doble monofónica casi en su totalidad, excepto en el transformador de alimentación. Muy ordenado y pulcro, prueba evidente de que la gente de Mcintosh saben lo que hacen.  Hay que catalogar como una construcción excepcional. Sin concesiones. –

Empezamos con Joshua Redman – Freedom in the Groove. El saxo suena potente. nítido. Cerramos los ojos y lo “vemos”. La escena musical es impresionante. Lo subimos de volumen… excepcional las Kappa vuelan literalmente. El Mac… ni se inmuta. Se nota su trabajo por el contínuo movimiento de sus Vu-metros azulados. Cambiamos radicalmente de estilo… le toca al turno a Anna Netrebko. Sin palabras.

 De nuevo toca cambio de estilo. Probamos con algo totalmente diferente y ponemos en la bandeja un Cd de Yello, concretamente “Flag”. Poco que decir, excepto que esta bestia parda puede con todo… Amplificador totalmente recomendable. Han pasado los años, pero McIntosh conserva aún este saber hacer que confiere a sus fabricados esta aura que no se puede explicar con palabras… hay que oirlo – 

Jaume  . – www.altafidelidad.net 

                                                       

 

 

 McIntosh C 500 C  + C 500 T

Bella foto cedida por afortunado propietario.

 

 muio.jpgMcIntosh C 2300 + McIntosh MC 402

Apreciados amigos de Lyric Audio

McIntosh aporta el firme y delicado músculo para gobernar a las fabulosas y dificilísimas KEF 105.1 que he modificado estéticamente y funcionalmente con nuevos filtros, cables y refuerzos internos.

Los maravillosos McIntosh C2300 y MC402 consiguen que la música fluya con una delicadeza y un control que te traslada flotando hasta la sala de conciertos. Mi antigua etapa xxxx de 250 w x 2 no consiguió nunca dominar a las KEF como lo hace la McIntosh. 

Las Kef 105 han mejorado sustancialmente al haber sustituido los condensadores electrolíticos de 33 años por Solen de polipropileno, resistencias Mundorf Supreme, nuevo cableado y refuerzos en el recinto de graves han conseguido elevar las prestaciones de estas cajas casi hasta el nivel de unas actuales de similar nivel. Les falta un poquito, pero adoro estas cajas porque crecí con ellas.

Saludos cordiales

M.O.W.

Interesante video sobre el impacto de  McIntosh en  USA  y en el mundo entero.

 

McIntosh MA 7000 . Cuando la electrónica se hace arte.

Hace unas semanas adquirí un McIntosh MA 7000 , sin escucharlo , me habían hablado bien , me habían hablado mal . Yo creo que todo esto son intereses comerciales de las distintas tiendas. Finalmente lo compré sin probar , a ciegas  y arriesgando. 

La sorpresa no ha podido ser más placentera . El sonido fluye y cautiva . No es un sonido “ pegón”  a pesar de sus 250 watios , sino que la música se deja escuchar durante horas y horas sin ninguna fatiga auditiva .

La transparencia del MA 7000 es fabulosa, Los músicos están ahí , delante de mí, sin interferencias y con una sorprendente naturalidad , que nunca había apreciado en ningún otro componente que había escuchado anteriormente. 

En definitiva , estoy muy satisfecho y creo que he dado un pleno al diez que me acompañará durante muchos años.

 

J.P.S

 

McIntosh MA 7900  versus MA 6900 

Hola, yo tengo un McIntosh MA 7900 desde hace un año y estoy encantado. Es super versátil, lo puedes utilizar como previo, etapa, tiene dac incorporado, previo de fono MM/MC, ecualizador (útil para momentos puntuales), salida de auriculares, etc…

El DAC  es muy bueno.

A la altura de los mejores está  el previo de fono interno.

En mi opinión es mejor que el McIntosh MA 6900. Este último tiene un sonido más blandito, como más oscuro y no tiene ni dac ni previo de fono MC. El  McIntosh MC  7900 es más transparente sin perder ese tratamiento de las frecuencias extremas típica de los McIntosh.

Está claro que no es barato, pero si tenemos en cuenta todo lo que ofrece… es una inversión que, a mi juicio, merece la pena.

 
E.P.J.

  

 Hace un mes que tengo el McIntosh MA 7900. Ha sido  un mes que estoy esperando    llegar a casa para escuchar una vez más  la música a través de este impresionante amplificador !

Con una magnífica calidad de construcción  y un  sonido increíble en mi conjunto    esto hace que  realmente sea toda una  adición maravillosa a mi música.

La excelente entrada de auriculares me  permite utilizarle de modo privado.  

Todo con el nuevo  MA 7900 suena mejor que antes. Le prefiero a mi anterior amplificador integrado de válvulas xxxx . El   sonido es más amplio y más profundo. Es como si las paredes de la habitación se las hubieran    llevado más lejos. La música es exacta, pero no estéril. Puedo escuchar durante horas y horas sin cansarse.

 Durante años he estado desanimado por el coste del equipo de McIntosh. De hecho,durante unos 30 años lo he deseado, pero no quería gastar  tanto dinero. Ahora puedo decir, por supuesto, que no es barato, pero en comparación con otros de gama alta si lo es a la vista de los resultados obtenidos. El dicho “la calidad se recuerda, mucho después el precio se olvida” suena muy cierto.  

En fin, estoy orgullo de este amplificador 

M.S.R.

 

 20130612191546.jpg

Bonita foto enviada , amablemente, por afortunado propietario

Elegante video sobre el nuevo McIntosh C 2500

Todas las prestaciones de un gran preamplificador  reunidas en una sola pieza. Excelente entrada de phono MM / MC así como entradas digitales USB , óptica y coaxial.

  

 Elegante video sobre el nuevo McIntosh MA 6700

Todas las prestaciones de un gran amplificador reunidas en una sola pieza. Excelente entrada de phono MM / MC así como entradas digitales USB , óptica y coaxial.

Elegante video sobre el nuevo McAire 

Elegante video sobre la nueva etapa McIntosh MC 302 

93517010151932387627575.jpg

Bonita foto de la factoría en New York . La noche reposa a la espera de iniciar el trabajo del día siguiente.

60365665198081815220018.jpg

La pasión por McIntosh se transmite de generación en generación.

40582610151925334302575.jpg

McIntosh . Ultimos ajustes finos de una electrónica soberbia. 

imagemcin.jpg

McIntosh gobernando un conjunto de altos vuelos . Sonido expléndido . 

 

Análisis del preamplificador digital y DAC McIntosh D100

Estimados amigos audiófilos,

Aunque me considero melómano en mayor medida que audiófilo, lo cierto es que busco insaciablemente mejorar la calidad de mi equipo de Alta Fidelidad, aunque siempre como medio para disfrutar con más intensidad la música en la intimidad de mi hogar. Durante la última década mi equipo ha sufrido una evolución muy importante hasta llegar a la configuración que ostenta en la actualidad, que, si bien no la considero definitiva, me permite disfrutar la música con un realismo y una capacidad emotiva que hace una década no habría podido imaginar.

El motivo por el que he decidido redactar estas líneas no es otro que compartir con todos vosotros mis impresiones acerca del último componente que he integrado en mi equipo: un preamplificador digital y DAC McIntosh D100. Después de sopesar concienzudamente las propuestas que podemos encontrar en el mercado por debajo de 6.000 euros, decidí apostar por el nuevo ingenio de McIntosh. Y lo hice, en primer lugar, porque a pesar de su condición de dispositivo digital de última generación, el D100 desprende la sofisticación tecnológica, el clasicismo y la impecable construcción que caracteriza a todos los productos de esta veterana compañía. Soy un muy satisfecho propietario, asimismo, de dos etapas monofónicas MC 601 de esta misma firma, y el D100 destila la misma calidad constructiva que estas dos monumentales etapas de potencia a pesar de tratarse de un dispositivo mucho más liviano y de tamaño más comedido.

Antes de seguir adelante debo hacer hincapié en el hecho de que utilizo el D100 únicamente como DAC y no como preamplificador, pues mi actual previo estereofónico equipado con válvulas de vacío es por el momento inamovible en mi sistema. No obstante, el nuevo McIntosh se adapta como un guante a esta función, pues incorpora tanto salidas balanceadas de nivel fijo (que son las que utilizo) como de nivel variable (estas últimas sí se ven afectadas por el preciso control de volumen del previo).

El D100 lleva instalado en mi equipo desde finales del pasado mes de enero, pero he preferido no escribir esta reseña antes para ofreceros a todos una opinión lo más fidedigna posible. Y creo que algo más de dos meses de uso intensivo me han permitido hacerme una idea bastante precisa acerca de las posibilidades de este DAC y, sobre todo, de su calidad de sonido.

La fuente digital que utilizo con el D100 es un ordenador Mac mini Server Late 2012 fabricado por Apple. Aunque este equipo incorpora dos discos duros de 1 Tbyte de capacidad cada uno, lo tengo además conectado a mi red local, y, a través de esta, a un NAS equipado con 4 discos duros más, lo que suma una capacidad adicional de 4 Tbytes. Esta infraestructura me va a permitir olvidarme de los problemas derivados de la capacidad de almacenamiento durante muchos años. Para conectar el DAC y el Mac mini Server utilizo un cable USB plano con conductores bañados en plata de 2 metros de longitud.

El siguiente problema que debía resolver antes de comenzar a disfrutar el D100 fue seleccionar un software de reproducción de calidad audiófila que me permitiese sacar todo el partido al chip Sabre 32 de ocho canales del convertidor de ESS que incorpora el D100. Después de probar largo y tendido los reproductores audiófilos más populares para Mac OS X, como Amarra, BitPerfect e, incluso, iTunes sin más aditamentos, decidí apostar por Audirvana. Esta última aplicación en mi equipo me ofrece la mejor calidad de sonido de todas las que probé, y, además, es muy flexible y bastante intuitiva.

Una vez que terminé de confeccionar la infraestructura completamente, me dispuse a disfrutar mi nuevo D100, alimentándolo con varias grabaciones de jazz y música clásica con calidad de máster de estudio que adquirí en la tienda on-line de Linn Records. Mi primera sorpresa no tardó en llegar: a través de Audirvana, el D100 reconoce inmediatamente tanto la frecuencia de muestreo como la resolución del tren de datos que recibe, algo que con otras aplicaciones, como Amarra, no me sucedía. Una gran noticia.

A continuación, me sorprendí por la gran extensión de la respuesta en frecuencia subjetiva de este DAC, pues restituye un extremo grave que en momentos me recuerda al de los mejores discos de vinilo, y, a la vez, un extremo agudo detallado y analítico. Pero, sin duda, su baza más importante son para mí las frecuencias medias y su respeto absoluto por el timbre de la voz humana. Durante los dos meses que lo he utilizado por el momento, me ha encandilado con la transcripción que realiza de las voces de, entre otras artistas, Susan Wong y Diana Krall. Si tuviese que destacar dos cualidades del D100 que definan su calidad de sonido, diría que es transparente y muy musical, dos características que revelan su pedigrí como digno miembro de la familia de productos de McIntosh. No obstante, quiero ser totalmente honesto y compartir con todos los audiófilos que leáis este texto una impresión que me ha sorprendido. El D100, en mi equipo y con mi música, suena mejor con grabaciones de estudio con calidad máster a 96 kHz y 24 bits de resolución, que con esas mismas grabaciones, pero codificadas a 192 kHz y 24 bits. En mi modesta opinión, las frecuencias más altas son restituidas en estas últimas grabaciones de una forma excesivamente analítica y, por lo tanto, más metálica, fría y menos musical. Pero, como he reconocido anteriormente, con ficheros codificados a 96 kHz y 24 bits el D100 me parece una auténtica delicia.

La pregunta que cabe responder ahora es… ¿realmente el D100 me parece el mejor DAC que he escuchado? Sinceramente, no. Pero tengo muy claro que es el convertidor D/A más musical y flexible que he tenido la oportunidad de escuchar por debajo de 6.000 euros. Y han sido unos cuantos. Mi sentencia final, si me permitís valorar lo que ofrece este producto como colofón, es que el D100 de McIntosh es un DAC audiófilo de pura cepa, impecablemente construido y dotado de una musicalidad exquisita, que, además, goza de la mejor relación calidad/precio que yo he podido valorar en todos los componentes de alta fidelidad que he tenido la ocasión de analizar. Y, por fortuna, gracias a mi trabajo han sido bastantes. Además, su estética y los embriagadores halos azul y verde que desprenden los productos de McIntosh resultan irresistibles para mí. Lo confieso.

Espero que estas impresiones resulten de utilidad a cualquier melómano y/o audiófilo que esté pensando enriquecer su equipo con un DAC de alta calidad.

Un saludo muy cordial a todos. 

J.C.R.

 

Un importante y conocido medio de transporte para los dirigentes  americanos –  presidente Eisenhower – como ha sido y es el Air Force One, ya equipaba un sintonizador de radio McIntosh MR55A, además de unas etapas MC40.

 

Un bello conjunto . Fotos cedidas por afortunado propietario.

McIntosh MC 275 mk V

Estimados amigos de Lyric 

En un correo de hace ya tiempo os preguntaba por la MC275 nueva en comparación con la original. Os comentaba que había leído por ahí que se decía que no era lo mismo, que la original sonaba mucho mejor, y que la nueva había “perdido la magia”. Vosotros me indicasteos prácticamente que eso era una “estupidez” .

Bien, pues finalmente me hice con una MC275 de las nuevas (la normal), que se la compré a Misaca en Málaga que, como podreis entender, es la persona a la que yo le compro todo aquí (siempre me ha asesorado bien y se ha portado muy bien conmigo). Y desde que la tengo estoy completamente encantado. Es lo mejor que he comprado en mi vida. Si esta “ha perdido la magia”, no quiero imaginar cómo sonaría la otra…. Así que gracias también por vuestro consejo. 

Por otra parte, antes de navidad compré un LP de TACET, el de las 4 estaciones de Vivaldi. Yo estas cosas las reservo para el momento adecuado, que fue el otro día (más de 2 meses después de comprarlo). Ya v me indicasteis que estos LPs suenan muy bien. ¡Qué razón llevabais! Es “acojonante” con perdón de la expresión. Nunca había escuchado una reproducción tan fiel al sonido real de un violín. Y la interpretación es genial también (es posible que tenga 25 grabaciones distintas de esta obra, y la habrá escuchado un sinfín de veces, pero esta música siempre es un gustazo escucharla). Así que, de nuevo, gracias por vuestros consejos. 

Un cordial saludo y gracias por todo 

Dr. I.J.F.

 

 

 

McIntosh C 50  –  McIntohs MCD 1100 

Si alguien me pregunta cual es mi aparato soñado, teniendo en cuanta mi obsesión con la perfección, creo que diría este preamplificador Mcintosh C50 porque tiene todo lo que se puede pedir.

Prestaciones y conexiones para aburrir tanto analógicas como digitales, una estética imponente de Hi End puro. Pero sobre todo lo que mejor tiene es su sonido. He tenido la suerte de conectarlo tanto con etapa de válvulas como de transistor. Y sabe transmitir lo mejor de ambos mundos.

Para mi el C50 es el aparato casi perfecto. Transparencia, calidez, versatilidad, Dac y unidad de fono. No renuncia a nada. Ama lo digital igual que lo analógico. Y ojo al fono en MM y MC con conexión bien separada e individualizada que le da la importancia que hoy en día sigue tniendo el vinilo para los mas audiófilos.

 Nunca antes había conectado una tele a un amplificador para evitar dundes indeseados. Con este previo se puede hacer con toda tranquilidad con las variadas entradas digitales que lleva.

El panel de conexiones trasero es todo un espectáculo. Lo lleva todo.

En cuanto al sonido es Mcintosh, mas Mcintosh que nunca, pero mejorado. Con algo mas de cuerpo.

Los ocho canales de acualización no alteran para nada la pureza de la grabación. Pero si la adapran a la sala. El menú digital ofrece varias posiblidades. Los clásicos vumetros, etc…

Hay quien piensa que un equipo Hi End debe ser sencillo y sonar bien. El C50 no es sencillo porque lleva mucho, suena igual o mejor que otros que valen lo mismo; pero lleva un plus de prestaciones que otos fabricantes se ahorran en pos de una pureza que a veces sirve como excusa para vendernos mas transparencia.

C.C.T.

 

 

¿Válvulas o transistor?: con Mcintosh nunca te equivocas porque como algunos indican en esta marca la válvula suena a transistor, y este a válvula. Yo no estoy deacuerdo en esta aprecación, y hay cietos matices que se perciben a la primera. Lo que pasa es que como fabricante de referencia Mcintosh hace las dos cosas bien. A mi me gustan las dos, y la cosa va por rachas. Tengo la suerte de disfrutar esta etapa MC302 de transistor junto a otra de válvulas MC275. La 302 tiene mas pegada, pide mas sala, mas cajas y es mas cañera por decirlo de alguna manera, teniendo en cuenta que la personalidad sonora de Mcintosh es mas bIen neutra; sin aspavientos ni para un lado ni para el otro.

En cambio laa 275 es mas musical, para entornos mas contenidos. Pero ambas se parecen en el sonido tradicional de la casa.

Un día estuvo en casa un amigo que me hizo una demo, en mi sala, de toda su artillería pesada. Electrónica, cajas y CD modernos. Con el sonido denominado analítico. Al principio esa exèctacularidad me sorprendión y me hizo reflexionar teniendo en cuanta lo bien que sonaba aquello desde el principio. Lo cierto es que solo fue el principio porque a la media hora tenía la cabeza como un bombo. Apagamos todo y volvimos a poner los mismos discos en mi equipo McIntosh. Entonces es cuando mas valoras lo que tienes. Sonido menos “expectacular”, pero sin fatiga. Mas neutro, mas discreto. Pero con una elegancia y calidad sublimes. Eso es Mcintosh tanto en válvula como en transistor. ¿Cual es mejor?: la decisión es tuya.

C.C.T.

McIntosh C 48

Estimados Amigos: 

    Solo un comentario para los desconocedores del previo de phono del C48.Antes de decidirse a cambiar el previo de phono de su equipo, no se olviden de incluir en la lista de equipos a probar el McIntosh C48. 

Ante todo, estamos eliminando un componente, con lo cual ,tenemos el previo de línea + previo de phono  en un solo equipo. Indudablemente, la señal de phono , la más crítica y débil  en todo el equipo, va directamente  al previo de linea+phono. Ya solo por este hecho , atraviesa menos soldaduras, conexiones y una menor exposición a diferentes influencias magnéticas , eléctricas y vibratorias.

La razón anterior por sí misma, poco valdría si el módulo de phono que tiene que procesar la señal no responde a lo que esperamos. En el caso del C48, en mi opinión y en opinión de los amigos de Lyric,  que ya me habían comentado las virtudes de este previo de phono, es excepcional. 

Un saludo para todos

J.D.M.

 

 

McIntosh MCD 1100

Hola a todos

Ya he conectado el McIntosh MCD 1100.

Si no eres de los que gusta el Cd, mejor no pruebes esto. Es un salto más.

Lo que más me ha llamado la atención es que controla mucho mas el grave. Sonido más amplio y más analítico que todo lo anteriormente probado.

Esto es como pasar de una cápsula de bajo precio a una auténtica alta gama.

El sonido ha ganado en rapidez. En detalle. Pero en lo que mas en control de graves. 

Saludos cordiales.

C.C.T.

 

McIntosh D 100

Buenos días amigos de Lyric  

Ayer por fin probé el McIntosh D100 y todavía estoy impresionado.

Impresionado sobre todo de que la gente insista en que no hay diferencias entre fuentes digitales. 

Nada más conectar mi vetusto reproductor Arcam (si, las fuentes son un tema al que tengo que dar una vuelta al equipo….) a través de la salida digital coaxial al D100 y de este con los cables Atlas al C2300………… No me lo podía creer.

Estaba sonando Miles Davis, el disco Kind of Blues. No sé cuál es la razón. No sé si el D100 hace su trabajo mucho mejor de lo que podía esperarme, o que realmente el DAC interno del reproductor no hacía bien su función….

El caso es que la diferencia es abismal. El sonido ha cambiado radicalmente. Parecía que estaba sonando otro equipo en otra sala y no estoy exagerando.

Espectacular. Agudos más limpios, cristalinos pero sedosos. Graves más controlados y sobre todo una escena completamente diferente. Como si se hubieran separado de repente los instrumentos y pudiera situarlos cada uno en su posición y lo que es más impresionante, en su plano. 

Esta tarde seguiré haciendo pruebas con la salida USB desde el portátil. También quiero ver como se porta con el  Itunes y Spotify  a través del Airport express.

Os iré contando

I.M.M.

 

Buenas noches amigos de  Lyric. 

Después de un par de intensos días de audición de mi flamante  McIntosh MA6600, puedo certificar la resurrección de mis dormidas TAG.   ¡¡¡ Qué placer!!! 

El conjunto McIntosh MCD301 + MA6600 es un deleite para los sentidos, tanto en el ámbito visual como en el táctil y, sobre todo – y fundamentalmente – en el auditivo.!!! Que definición y qué cantidad de matices consiguen aflorar a cada una de las piezas que ejecutan, redescubriendo todas y cada una de ellas ¡!!! .

No soy ningún experto ,ni purista, pero la evolución respecto a mi anterior y afamada configuración ha sido realmente espectacular.

 Quedan por afinar temas de cableado y acústica de la sala, una vez resuelto, dejaré tranquila a mi mujer y me trasladaré a vivir a dicha sala con mi cuñado que también es un gran aficionado. 

Gracias por vuestros consejos. 

Saludos cordiales 

J.P

 

 

Apreciados amigos de Lyric.

Estoy todavía un poco descolocado.  Ayer fuí a casa de mi cuñado para ayudarlo a montar el ampli McIntosh MA 6600  y disfrutar de la primera escucha.

Ostras (la diría más gorda), que pedazo de ampli en toda su dimensión. Tanto físicamente (es un portento) como de escucha. Ayer me dí cuenta que, realmente, un producto que se sale se nota mucho, el detalle de los instrumentos, la escena sonora, la castaña y la suavidad cuando toca, pero en grado superior.

Me llamó la atención un detalle, McIntosh tiene un sonido diferente. Ahora no quiero pasarme de chulo ni de enterado, pero tuve la sensación, percepción o dile como quieras que el timbre o algo, no se que, sonaba diferente, como si tuviera su sello propio. Bueno ya desvarío.

Ahora depende de el sacarle el máximo partido. Si mejora un poco la sala y cuatro detalles, saco a mi hermana y me voy yo a vivir allí.

Venga, no os molesto más, un abrazo y espero que hasta pronto.

P.B.

 

 

MC 275   –  ” La etapa “

News, no news. Esta conocida frase, en mi opinión, es todo lo que se puede decir de la MC275. Ya se ha escrito todo sobre ella, no voy a contar nada nuevo.

Los amigos de Lyric ya me habían contado excelencias sobre la misma y hace poco tuve la posibilidad de escucharla en casa de un amigo con unos Dynaudio 380.

La subjetividad en la escucha de estos equipos, otra vez en mi opinión, de lo que se denomina hoy en día  “ Hi End” o   “ Ultra End”, es eso…subjetivo. Dependiendo del gusto personal, una vez cruzado el umbral  “hi o ultra”   es lo que nos inclina hacia una marca u otra.

En el caso de la McIntosh MC275, esta subjetividad está fuera de toda duda, no he escuchado a nadie ni he leído ningún comentario de especialista o aficionado que no reconociese que como dice un amigo mío:…” Es “ la etapa “ , como Marilyn es la Chica de Hollywood, lo demás son imitaciones………………..”. Totalmente de acuerdo. 

Un saludo para todos.

M.D.A.

 

McIntosh C 220 + McIntosh MC 275

“Huevos con patatas”

Estimados Amigos:

Ante todo, disculpadme el poco “ortodoxo”  título de este comentario, aunque estoy seguro vais a entender esta pequeña broma. Jocosamente se dice que los “huevos con patatas” son una de las mejores simbiosis que nos proporciona la vida diaria.

Hace unas semanas adquirí la etapa McIntosh MC 275, trabajaba con un previo de línea de una prestigiosa marca , la verdad…una magnifica combinación (huevos con bacón).

Aunque estoy seguro que la Mc 275 trabajaría perfectamente con casi cualquier previo (…con bacón, con chorizo…), la simbiosis con el Mc 220 , en mi opinión, es  comparable a la del título de este comentario. 

Un saludo para todos

J.L.S.

 

McIntosh MC 252

Este amplificador es increíble. Nuncha había oído algo así. El grave tiene una gran fuerza, los medios están gloriosamente presentes , vivos y las voces son increíbles con este amplificador.

El sonido es transparente y completo cristal sin entrar en la aspereza. Tal vez lo consigan con los autotransformadores . Las frecuencias altas son lisas y muy elegantes.

Pero no me gustaría comentar o entrar en todos los detalles.  Lo más importante es que puedes escuchar  este amplificador durante horas sin estresarse.

Es fenomenal, la música va directamente al corazón .!

J.P.R. 

 

Buenos días amigos de Lyric. 

Ayer tuve la ocasión, por fin, de escuchar McIntosh en mi casa con las Dynaudio Consequence. 

El conjunto estaba compuesto por el previo C 46 y la etapa MC 402 y el cd era un Copland 289. 

Primero pusimos mi electrónica, es decir, el previo  xxxx  ( 9000  € ) y etapas xxxx  con el cd 289 de Copland. El sonido aceptable nada más. A continuación cambiamos solo el previo y el sonido mejoró notablemente y por último cambiamos las etapas y aquello fue extraordinario. Después de esto no tengo ni la menor duda, que le den a mi previo  xxxx ( 9000 € )  y a mis etapas  xxxx   y con los ojos cerrados y ni lo pienso ni un minuto más en cuanta pueda iré a por McIntosh. 

Un saludo a todos

J.M.

 

 McIntosh  presencia en : The SHOW Orange County

McIntosh C 50 en combinación de las monofónicas  601 . Un bello conjunto capaz de ofrecer una extraordinaria musicalidad.

 

 

Interesante video con la musical combinación  Dynaudio Sapphire y McIntosh MC 601.

 

 

McIntosh C 22 + McIntosh MC 275

Bello conjunto con una excelente sonoridad.

 

Paso a describir el “sonido Mc”   . Sonido muy alejado de marcas que “colorean”, para bien o para mal, de otras que presentan una dinámica a todas luces artificial o de otras que ofrecen unas cifras de amperaje que no conducen a nada (salvo en contadísimas ocasiones).

McIntosh apuesta por el pasar desapercibido, discreción absoluta, en el sentido más amplio de la palabra, si, desde luego, exceptuamos el componente estético. Amplifica con exquisita neutralidad lo que hay en el soporte que escuchemos

J.P.

 

 

 

 

McIntosh MVP 891

Extraordinaria puntuación y crítica al lector multiformato norteamericano McIntosh MVP 891 (calificándolo como el mejor) en la revista alemana Stereoplay del mes de Mayo de 2012.

Su calidad de sonido es superior a muchos modelos exclusivos de dos canales.

McIntosh MA 7900

Hola a todos. 

Ayer me llegó el McIntosh MA 7900 . Eso sí, debes estar en forma porque a mí me duele la espalda solo de sacarlo de la caja… 

Siempre he pensado que McIntosh estaba sobrevalorado e hinchado de precio pero al ver la construcción, lo bien hecho que está, lo versátil que es (hay algo que no pueda hacer??) ya no pienso eso para nada. Además con  una excelente tarjeta de fono, una excelente salida de auriculares, un  excelente DAC  y un  sonido espectacular. Estoy alucinado. 

Se nota que  está nuevo y que no está rodado porque al principio no sonaba del todo bien, después de unas horas ya cambió totalmente el sonido. Es verdad que tiene un sonido parecido al de la emblemática  MC  275  ( que tenía al lado) pero hay algunas diferencias.  No obstante, creo que es más completo el amplificador a transistores: mejor grave, más detalle, mejor separación instrumentos, etc… La MC 275, no obstante,  tiene un sonido un poco más seductor (un poco solo). 

En fin, estoy encantado y cuando tenga más espacio y una sala en condiciones me haré el equipo en torno a  McIntosh  (etapa y previo) sin dudarlo. 

 Muchas gracias por su atención

J.C.L.

McIntosh MA 6900

Estimados amigos de Lyric .

Por consejo vuestro adquirí el  McIntosh MA 6900  y lo cierto es que no pensaba que la diferencia sobre mi anterior xxxx  fuera tan grande .

Físicamente imponente.

La escena sonora es tranquila y transparente a partes iguales . El grave controlado  y los agudos detallados al tiempo que unos medios exquisitos .

Ahora bien lo más importante es la musicalidad que rezuma  el aparato.  Resulta casi imposible dejar de  escucharlo , disco tras disco.

Todo un placer para los oídos. 

Muchas gracias al equipo que conforma Lyric por su amabilidad y sinceridad .

J.L.P.

McIntosh MA 6900

Probando las  xxx  con el McIntosh MA 6900, deliciosas. sonido transparente,los agudos naturales y llenos de detalle, la tímbrica excelente,sobre todo en las voces son una pasada , además el ampli es superrápido, el sonido es muuuy limpio.

Es la combinación que mas me ha gustado con esta caja.

Sonido natural con el que puedes tirarte todo el día sin agotarte con una calidad de audio sobresaliente.

Saludos cordiales

D.D.R.

 

  

 McIntosh . Nueva gama de cables .